La empresa saludable está convirtiéndose en tendencia. La salud, el bienestar y la felicidad del empleado son prioridad cada vez más para las empresas y no solo por una cuestión de moda o de reputación, sino por los notables resultados cualitativos y cuantitativos generados por este tipo de programas llamados corporate wellness. Una de las últimas iniciativas es the Walking Meeting.

Un Walking Meeting es una reunión de trabajo que se hace andando en lugar de sentados en la oficina. Está cobrando fuerza por sus ventajas, no sólo para evitar el sedentarismo en los trabajos actuales, también porque al andar se estimula la creatividad, se relajan las tensiones y se consiguen reuniones más productivas en un ambiente positivo.

La idea de caminar y hablar cuando se trata de tomar decisiones importantes no es nueva. Filósofos griegos como Sócrates y Aristóteles fueron conocidos por deliberar mientras andaban alrededor de las columnas del Liceo. De hecho, los pupilos del primero, los sofistas, eran conocidos como los “errantes”.

Pensar, hablar y caminar son acciones que han estado vinculadas a través de la historia. El vínculo entre la deliberación e ir a pie se repite en la filosofía, la literatura y la poesía. En Europa central, Hegel daba paseos, al igual que Kant, Kierkegaard y poetas como Wordsworth. El filósofo Friedrich Nietzsche en 1889 escribió:

“Todos los pensamientos verdaderamente grandiosos se conciben caminando”.

En la actualidad, la sencillez, eficacia y bajo coste de este tipo de reuniones han conseguido popularizar este hábito en numerosas empresas. Algunos de los innovadores más brillantes de Silicon Valley como el creador de Facebook, Mark Zuckerberg,  continúan usando esta antigua técnica para convertir la monotonía diaria de las reuniones alrededor de una mesa en una conversación inspiracional y revitalizante.

Los Walking Meeting generan numerosos beneficios, como la mejora de la salud, la estimulación de la creatividad, aumento de la energía, reducción del estrés y relajación, aumenta las conexiones personales y fomenta las colaboraciones y sinergias.

Han de prepararse como cualquier otra reunión de trabajo, con objetivos concretos, convocando a las personas involucradas y con un encargado de realizar en la oficina acto seguido el meeting minute que resuma todos los puntos tratados.

La actividad tiene una duración total de 30 minutos, tiempo muy eficaz tanto desde el punto de vista laboral como saludable. Se estima que en 22 minutos a paso ligero se pueden caminar cerca de 2.000 pasos. Esto supone el 50% de los pasos diarios que un español da diariamente.

Está dirigida a todos los públicos, ya que la intensidad del ejercicio se puede adaptar a la capacidad de cada persona. Se puede realizar con ropa de trabajo dada la baja intensidad del ejercicio y se recomienda llevar a cabo después de comer, que es el momento del día en el que el rendimiento laboral se ve más afectado.

Un Walking Meeting es una oportunidad para desconectar temporalmente de la rutina y rodearse de miles de estímulos que incrementan la creatividad. Ahora bien, no se trata de salir a la calle a la aventura. Para hacer un Walking Meeting eficaz es importante tener en cuenta algunos pasos a seguir para que no se convierta en un simple paseo que no cumpla ningún objetivo de la empresa:

  • Preparar una ruta atractiva para recorrer, al aire libre con buen tiempo y por una zona agradable, puede ser un lugar inspirador o un espacio rodeado de naturaleza.
  • Establecer pautas y temas a tratar para concretar y evitar irse por las ramas sin obtener ninguna solución.
  • Constituir grupos pequeños, para que todos puedan escuchar las propuestas del resto.
  • Avisar previamente. De este modo se consigue,  por un lado, que cada persona puede planificarse y por otro, que pueda elegir un atuendo mucho más cómodo y adecuado.
  • Y sobre todo, divertirse. Salir de la rutina, inspirarse.

Como hemos señalado, estas reuniones además de ser inspiradoras, y beneficiosas para la salud estimulan la creatividad. Varios experimentos realizados por los investigadores Marily Oppezzo y Daniel Schwartz han concluido que caminar desata la creatividad. Tras estudiar a 200 estudiantes mientras caminaban, pudieron observar que éstos mostraban una marcada tendencia al aumento de habilidades creativas.

La investigación de Oppezzo y Schwartz incluyó cuatro experimentos con 176 estudiantes universitarios que completaron tareas utilizadas para evaluar el pensamiento creativo. Tres de los experimentos se basaron en una prueba de creatividad de “pensamiento divergente”.

El pensamiento divergente es un proceso de pensamiento o método utilizado para generar ideas creativas al explorar muchas soluciones posibles. En estos experimentos, los participantes tenían que pensar en usos alternativos para un objeto dado. Se les dieron varios conjuntos de tres objetos y tuvieron 4 minutos para obtener la mayor cantidad posible de respuestas para cada conjunto. Una respuesta se consideró novedosa si ningún otro participante del grupo la usó.

Se encontró que la gran mayoría de los participantes en estos tres experimentos fueron más creativos al caminar que al sentarse. De acuerdo con los resultados del estudio, la producción creativa aumentó en un promedio de 60% cuando la persona caminaba.

También se ha comprobado que caminar nos hace más inteligentes… Si además, al salir a tomar el aire estás mejorando tu bienestar, un paseo se convierte en un excelente impulsor de ánimo para crear un lugar de trabajo más productivo, más positivo y en consecuencia más feliz.

Hay razones muy interesantes para salir a dar un paseo.  ¿Listo para un walking meeting?

Escribe aquí tu comentario