fbpx

Los científicos han estudiado el cerebro durante cientos de años y sólo se ha explorado la superficie. Todavía tenemos que descifrar de qué es capaz esta extraordinaria masa de material biológico avanzado. Numerosos psicólogos han propuesto diferentes teorías de inteligencia a lo largo de los años. Estas teorías han demostrado ser útiles para nuestra comprensión del cerebro.

El psicólogo estadounidense Howard Gardner,  considerado como uno de los intelectuales más influyentes del mundo, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2011, sacudió la definición de inteligencia en 1983. Puso sobre la mesa la complejidad humana señalando que el intelecto no es una característica innata e inmutable y desarrolló su tesis de las inteligencias múltiples como contrapeso al paradigma de una inteligencia única.

Gardner propuso que la vida humana requiere del desarrollo de varios tipos de inteligencia. Howard Gardner y sus colaboradores de la prestigiosa Universidad de Harvard advirtieron que la inteligencia académica (la obtención de titulaciones y méritos educativos, el expediente académico) no es un factor decisivo para conocer la inteligencia de una persona. A la hora de desenvolvernos en esta vida, no basta con tener un excelente expediente académico. Un buen ejemplo de esta idea se observa en personas que, a pesar de obtener excelentes calificaciones académicas, presentan problemas importantes para relacionarse con otras personas o para manejar otras facetas de su vida.

Triunfar en los negocios o en los deportes requiere ser inteligente, pero en cada campo utilizaremos un tipo de inteligencia diferente, ni peor ni mejor, simplemente distinta.

La investigación de Howard Gardner ha logrado identificar y definir hasta ocho tipos de inteligencia distintas. Vamos a conocer de manera más detallada cada una de las inteligencias propuestas por la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner.

Inteligencia intrapersonal

La inteligencia intrapersonal refiere a aquella inteligencia que nos faculta para comprender y controlar el ámbito interno de uno mismo en lo que se refiere a la regulación de las emociones y del foco atencional.

Las personas que destacan en la inteligencia intrapersonal son capaces de acceder a sus sentimientos y emociones y reflexionar sobre estos elementos. Según Gardner, esta inteligencia también nos permite ahondar en nosotros mismos y entender las razones por las cuales somos como somos.

Por otro lado, tanto saber distanciarse de una situación para desdramatizar eventos con un impacto emocional negativo como saber identificar los propios sesgos de pensamiento son herramientas muy útiles no solo para mantener un buen nivel de bienestar sino también para rendir mejor en diferentes aspectos de la vida.

La inteligencia intrapersonal se fundamenta en tres capacidades principales:

  1. La capacidad de percibir las propias emociones:conocer y controlar nuestras emociones es imprescindible para poder llevar una vida satisfactoria. Sin sentir emociones es imposible tomar decisiones. Para conocer y controlar nuestras emociones existen tres pasos: 1º- darnos cuenta cuando las sentimos; 2º- aprender a identificarlas y diferenciarlas; 3º-evaluar su intensidad.
  2. La capacidad de controlar las propias emociones:una vez detectadas hay que controlarlas. Controlar nuestros sentimientos implica, una vez que los hemos detectado e identificado, ser capaces de reflexionar sobre los mismos. Distintas causas necesitarán distintas respuestas y, el mero hecho de reflexionar sobre el origen de nuestra reacción, nos ayuda a controlarla.
  3. La capacidad de motivarse a uno mismo:Es lo que nos permite hacer un esfuerzo (físico o mental), no porque nos obliguen, sino porque queremos hacerlo. Por tanto, para desarrollar la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, primero tenemos que aprender a fijar los objetivos que queremos conseguir.

Inteligencia interpersonal

Se basa en la capacidad de percibir diferencias en los demás, particularmente sus estados de ánimo, sus motivaciones, sus intenciones y su temperamento.

Dos son las capacidades en las que se basa la inteligencia interpersonal:

  • La capacidad de manejar las relaciones interpersonales: cuando se entiende al otro, su manera de pensar, sus motivaciones y sus sentimientos, se puede elegir la manera más adecuada de presentar nuestro mensaje. Una misma cosa se puede decir de muchas maneras. Saber elegir la manera adecuada y el momento justo es la marca del gran comunicador. (PAC Comunicación)
  • La empatía: es el conjunto de capacidades que permiten reconocer y entender las emociones de los demás, sus motivaciones y las razones que explican su comportamiento. Se construye sobre la conciencia de uno mismo. Cuanto más abierto se está a las propias emociones, más hábil será interpretar los sentimientos. Para poder entender al otro y entrar en su mundo hay que aprender a ponerse en su lugar, aprender a pensar como él. Con lo cual, la empatía sí presupone una suspensión temporal del propio mundo, de la propia manera de ver las cosas. Una de las habilidades básicas para entender al otro es la de saber escuchar. Aprender a escuchar supone enfocar toda la atención hacia el otro y dejar de pensar en lo que se quiere decir o en lo que se podría hacer.

Inteligencia corporal y cinestésica

Es la capacidad para usar todo el cuerpo en la expresión de ideas y sentimientos. Incluye habilidades de coordinación, destreza, equilibrio, flexibilidad, fuerza y velocidad. También es la capacidad de utilizar el propio cuerpo para realizar actividades o resolver problemas.

Inteligencia espacial

También conocida como inteligencia visual-espacial, es la habilidad que nos permite observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas.

Las personas que destacan en este tipo de inteligencia suelen tener capacidades que les permiten idear imágenes mentales, dibujar y detectar detalles, además de un sentido personal por la estética.

Inteligencia naturalista

Según Gardner, la inteligencia naturalista permite detectar, diferenciar y categorizar los aspectos vinculados al entorno, como por ejemplo las especies animales y vegetales o fenómenos relacionados con el clima, la geografía o los fenómenos de la naturaleza.

Esta clase de inteligencia fue añadida posteriormente al estudio original sobre las Inteligencias Múltiples de Gardner, concretamente en el año 1995. Gardner consideró necesario incluir esta categoría por tratarse de una de las inteligencias esenciales para la supervivencia del ser humano. Incluye las habilidades de observación, experimentación, reflexión y cuestionamiento de nuestro entorno.

Inteligencia lingüística

Es la capacidad de usar las palabras y los conceptos verbales de manera apropiada. La inteligencia lingüística no solo hace referencia a la habilidad para la comunicación oral, sino a otras formas de comunicarse como la escritura, la gestualidad, etc.

Quienes mejor dominan esta capacidad de comunicar tienen una inteligencia lingüística superior.

Inteligencia lógico-matemática

Como su propio nombre indica, este tipo de inteligencia se vincula a la capacidad para el razonamiento lógico y la resolución de problemas matemáticos. La rapidez para solucionar este tipo de problemas es el indicador que determina cuánta inteligencia lógico-matemática se tiene.

Inteligencia musical

La música es un arte universal. Todas las culturas tienen algún tipo de música, más o menos elaborada, lo cual lleva a Gardner y sus colaboradores a entender que existe una inteligencia musical latente en todas las personas.

Algunas zonas del cerebro ejecutan funciones vinculadas con la interpretación y composición de música. Como cualquier otro tipo de inteligencia, puede entrenarse y perfeccionarse.

Los más aventajados en esta clase de inteligencia son aquellos capaces de tocar instrumentos, leer y componer piezas musicales con facilidad.

Gardner afirma que ninguna de las ocho inteligencias es más importante o valiosa que las demás. Te proponemos descubrir con cual o cuales te identificas, porque este ejercicio te ayudará a descubrir tus fortalezas, te dará una idea de lo que impulsa tu vida personal y profesional para que en consecuencia puedas elegir el camino que te lleve hacia una vida más plena y feliz.

¿Te ha gustado? Compártenos:

Escribe aquí tu comentario