La búsqueda por parte de las empresas de estrategias para optimizar y desarrollar el potencial de sus colaboradores es lo que ha impulsado la introducción de la Psicología Positiva al ámbito organizacional.

Durante las últimas décadas, se ha demostrado que la salud física y emocional de las personas influye en su desempeño, productividad y calidad de trabajo.

Hacia finales de la década de los 90, Martin Seligman, psicólogo y escritor estadounidense, considerado el principal fundador de la Psicología Positiva dirigió el foco de atención de sus investigaciones en los aspectos saludables del ser humano. 

Sus estudios encontraron que los estados mentales positivos servían como barreras protectoras para prevenir trastornos psicológicos aún ante las presiones y dificultades de la vida moderna.

Al aplicar sus estudios al ámbito empresarial encontró que aquellas organizaciones centradas en el bienestar, la calidad de vida y la felicidad de las personas eran capaces de enfrentar y resistir las crisis. Esto se debe a que los “empleados felices” tienen la capacidad de crecer, desarrollarse y superar los obstáculos de manera exitosa sin pensar en la derrota a pesar de que todo esté en su contra. 

Martin Seligman desarrolló un modelo que hoy en día es referente para determinar qué es lo que nos hace felices, el modelo PERMA, compuesto por cinco elementos fundamentales en la realización y análisis de la felicidad.

El modelo PERMA

El modelo PERMA, o teoría del bienestar, es esencialmente una teoría de elección no forzada; se trata de una descripción de lo que las personas eligen libremente para incrementar su bienestar. Este modelo recoge las bases y los indicadores del bienestar, para conseguir sentirse bien, ser positivos y mantener esa actitud y sensación el mayor tiempo posible en el día a día.

PERMA constituye un acrónimo que engloba los 5 factores principales sobre los que circunda dicha teoría. De este modo, el desarrollo y la mejora de cada uno de ellos serán de gran ayuda para incrementar nuestros niveles de satisfacción y motivación.

Eso sí, cada elemento del modelo PERMA ha de cumplir con ciertas propiedades para poder ser considerado dentro de esta teoría:

  1. Que contribuya al bienestar.
  2.  Que las personas lo elijan por su propio bien y no sólo como método para obtener cualquiera de las otras variables
  3. Que se defina y se mida de forma independiente al resto de variables del modelo.

Los 5 factores del modelo PERMA son los siguientes:

P: “Positive Emotions”. Emociones Positivas. Las emociones positivas tienen mucho más poder del que les atribuimos. Mejoran nuestra salud, inspiran nuestra creatividad, mejoran las relaciones, nos hacen mejores profesionales, nos ayudan a asumir riesgos… Por ello, es muy importante que seamos conscientes de cuando aparece una emoción positiva en nuestra vida para poder disfrutar de todo su poder.

Este factor supone aumentar la cantidad de emociones positivas, no a costa del intercambio o transposición con las negativas, sino como herramienta para lidiar con ellas. Las emociones positivas nos permiten experimentar bienestar en nuestras vidas, ejemplos de ellas pueden ser la gratitud, la satisfacción, el placer, la inspiración, la paz, la esperanza, la curiosidad o el amor.

E: Engagement. Compromiso. ¿Has oído hablar del Flow? Tal vez no, pero seguro que lo has sentido. Surge cuando estás disfrutando tanto de un momento o una tarea que parece que el tiempo no pasa, no existe nada más. Quizás te suceda cuando lees, cuando hablas con alguien, cuando haces deporte, cuando escuchas música, cuando ves una película o en el trabajo, pero todas las personas lo sentimos en algún momento.

Esto es: el compromiso en la búsqueda de aquellas actividades que nos permitan entrar en flow, o el estado óptimo de activación. Y es que cuando nos comprometemos con una actividad, tarea o con un proyecto, experimentamos un estado de flujo donde el tiempo parece detenerse y perdemos nuestro sentido de nosotros mismos, concentrándonos intensamente en el presente.

R: Relationships. Relaciones positivas. Las relaciones sanas son infinitamente enriquecedoras y además, cuando la felicidad es compartida, genera más felicidad. Dedicar tiempo a las personas con las que nos relacionamos y alimentar esas relaciones que nos generan bienestar es una excelente inversión.

Por nuestra condición de seres sociales, resulta obvio afirmar que este factor resulte indispensable para la consecución de nuestro bienestar. En mayor o menor medida todos y cada uno de nosotros tenemos relaciones con los demás, más o menos intensas, pero que, al fin y al cabo, suponen un factor que influye en nuestro bienestar, tan extremadamente poderoso como importante y necesario. Por ello, fomentar este aspecto puede favorecer de forma sustancial nuestra felicidad.

Así pues, este factor hace referencia a mejorar nuestras relaciones personales, lo que también implica la mejora de nuestras habilidades personales.

M: Meaning and purpose. Propósito y significado. Es muy importante trabajar en algo que tenga sentido para nosotros, que sea conforme a nuestras creencias y que nos asegure que estamos dedicando nuestro tiempo y talento a una tarea que esté alineada a ellas. Si todavía no has descubierto qué cosas son importantes para ti, cuáles son los valores que guían tu vida, difícilmente sabrás cuales son las tareas que pueden hacerte feliz.

A: Accomplishment. Éxito y sentido del logro. Implica establecer metas, ya que, una vez alcanzadas servirán para sentirnos competentes fomentando nuestra propia autonomía.

Poner objetivos a largo plazo para nuestro trabajo nos ayuda a no desviarnos del camino, a reconocer los pequeños logros que nos harán avanzar hacia la meta y las habilidades que debemos desarrollar para lograrlo. Reconocer cuales son nuestros logros nos empodera para afrontar nuevas tareas o proyectos.

Según Seligman, cuando conseguimos cubrir todos estos ámbitos, podemos tener un bienestar pleno. En este sentido, Seligman aclara que no debemos intentar cultivar ni promover todos y cada uno de los factores del modelo PERMA por igual, ni tan siquiera de un modo obligado o impositivo, sino que hemos de procurar fomentar los factores con los que nos identifiquemos y nos sintamos más cómodos sin necesidad de hipotecar nuestro propio bienestar.

Al fin y al cabo este modelo va directamente dirigido a potenciar nuestro confort, objetivo que, por otra parte, no será alcanzado de un modo forzoso.

Es el propio Seligman el que formula de forma explícita que el modelo PERMA constituye una “descripción” de lo que hace la gente con una felicidad y bienestar auténticos, y no una “prescripción”, es decir, no supone una fórmula exacta para todas las personas.

Puedes leer más sobre el trabajo de Martin Seligman visitando la web más importante de Psicología Positiva a nivel mundial. 

En un mundo empresarial en el que el bienestar de las personas es una cuestión estratégica, el modelo PERMA como mapa de trabajo resulta una herramienta clave para lograr el desarrollo y el crecimiento, tanto a nivel personal como organizacional. Como dijo Abraham Maslow “Somos lo que hacemos y hacemos lo que somos”

“La felicidad no es algo confeccionado. Viene de tus propias acciones” Dalai Lama

¿Te atreves a ser feliz?

Escribe aquí tu comentario