fbpx

9.30 am hora española – 5.30 am hora argentina. Al ritmo de All night long, de Jacob Collier, dábamos la bienvenida al Encuentro Innova&acción ‘El arte como activador de la innovación’ con el que despedíamos el pasado viernes la temporada 2020.

Y para demostrar que, precisamente, del proceso creativo de los artistas son muchas las lecciones que como profesionales de la innovación podemos aprender, desde Innova&acción quisimos cerrar esta nueva temporada con “las manos en el pincel”.

Nuestras invitadas, socias fundadoras de Oleopastel, arrancaban preguntando “cuándo es el momento en el que las ideas y la creatividad fluyen sin buscarlas”. Paseando, en la ducha, cocinando, haciendo deporte, al dormir… fueron algunas de las respuestas. Y para trabajar el primer concepto de la mañana, la serendipia o innovación por accidente, Fabiana y Valeria propusieron el primer reto: soltar la muñeca, es decir, pidieron a los presentes dibujar un garabato para luego plantear una reflexión: ¿qué ves en él?

¿Sabías que la canción Let It Be fue compuesta por Paul McCartney después de ver a su madre en un sueño? En este Encuentro la música jugó un papel relevante para activar nuevas conexiones neuronales durante el proceso artístico.

Y aquí cada uno dio rienda suelta a su imaginación… “Con esto queremos haceros ver que, aún introduciendo el azar, puede promoverse la búsqueda de algo que no buscábamos de manera inicial”.

Y una de las formas de encontrar esas inspiración fuera de nuestra zona habitual de actividad es entrar en contacto con nuevas ideas.Rodearnos de personas que ven el mundo de otra manera e interactuar con mentes limpias” le damos a la mente el nutriente que necesita para que produzcan estas “accidentales” ideas.

*Foto de archivo*

La idea de “salir del foco de trabajo” para garantizar la frescura mental la practica, de forma habitual, Bill Gates quien las llama “semanas para pensar”, y en ella busca, en espacios como el literario, caminos a los grandes desafíos.

“Porque la creatividad es condición necesaria pero no suficiente para la innovación”, explicaban las invitadas.

Aportar valor, ofrecer soluciones funcionales o satisfacer nuevas demandas… son algunos de los objetivos que debe tener cualquier proyecto de innovación.

Otra fuente de inspiración vinculada al arte y a la innovación es estar dispuesto a fracasar, o dicho en términos positivos, a trabajar el error. ¿Conoces cómo surgió la maleta con ruedas? Es un ejemplo de innovación, es decir, de la mejora de algo ya existente a través de una novedad real y viable.

Y como en cualquier proceso, en el creativo también existe una sistematización, es decir, cuestiones que podemos adoptar para entrenarnos y ser por tanto efectivos. “Los artistas necesitamos tiempo y trabajo para crear porque las ideas tienen siempre que madurar. Primero me puedo dejar llevar, pero luego debo materializar esas ideas y, para ello, necesitamos disciplina y constancia”, nos contaban.

Una vez descubrimos el proceso sistemático de creación artística, llegó el momento de enfrentarnos a una realidad que aplica a cualquier área o profesional innovador: ¿Qué puedo hacer con lo que tengo? Los “si tuviera…” en innovación no son excusa plausible, y para demostrarlo, las invitadas retaron a los asistentes a hacer un collage, con lo que tuvieran a mano…

Tras unos minutos de trabajo y dedicación, y tras conocer las obras collage que habían creado los miembros de Innova&acción, la siguiente lección quedó clara: ajústate a los recursos que tienes. “Piensa en lo que tienes y qué podrías hacer con ellos… En definitiva, aprendimos a dar nuevos usos a los recursos existentes”.

Y tras el collage improvisado, llegó el turno para un rápido café antes de dar paso a la actividad en la que los asistentes compartieron con sus equipos acciones reales que cada uno podría, tras conocer cuestiones claves en el Encuentro en el que el arte se reconoce como aliado en la innovación, aplicar en su ámbito laboral.

Sin duda, queda patente, tanto por este como por cualquier otro Encuentro Innova&acción que hemos organizado que, para innovar -con “i” minúscula-, se necesita interactuar con los demás, ajustar recursos, tiempo, estrategia, proceso y sistematización.

A continuación, te dejamos un extracto de la entrevista que realizamos tras el encuentro de diciembre a Fabiana Grosman y Valeria Zysman, Codirectoras de Oleopastel.

Si eres miembro de Innova&acción, accede aquí a Atacama para visualizar la entrevista completa.

¿Te ha gustado? Compártenos:

Escribe aquí tu comentario