Innova&acción arrancó el pasado viernes su sexta temporada de encuentros con una sesión en la que los asistentes, en equipos de trabajo, descubrieron a través de la reflexión grupal fórmulas en las que pueden detectar tendencias propias para sus organizaciones. 

Erlin Salgado fue la encargada de dirigir la jornada en la que el dinamismo fue el gran protagonista. “Lo que busco con el planteamiento de este workshop es visualizar el proceso de investigación de tendencias y aprovecharlo como parte de la generación de innovación continua y participativa de la empresa”.  

En palabras de nuestra invitada, “la innovación exige en la actualidad de algo más que el nacimiento de una brillante idea”. Para que la innovación se produzca de verdad se necesita que desde las organizaciones se impulse la creación de ecosistemas propios en los que el pensamiento crítico desarrolle a la empresa en sí, y a las personas que la conforman. Y la detección de tendencias puede ser una de las claves”.

¿Qué es una tendencia?

“Una tendencia es un patrón que obtenemos gracias al análisis profundo del comportamiento humano y su magia reside en que una vez aparecen, evolucionan, marcando así caminos que lleven a las empresas, incluidas las que operan en mercados B2B, a tomar nuevas decisiones para pasar a la acción”.

Si esperamos unas semanas, veremos cómo Internet se sobrecarga de artículos relacionados con cuáles serán las tendencias para el próximo año en el sector retail, en recursos humanos y un largo etcétera. El planteamiento de nuestra sesión fue completamente diferente. “¿Y si en lugar de seguir tendencias, las empresas forman a sus empleados en coolhunting para que tengan la capacidad de detectar aquellas que van a generar una ventaja diferencial a la empresa?”. “Dado que las tendencias son patrones asociados a valores, creencias y pensamientos parece lógico y necesario generar las nuestras propias en función de nuestras características, nuestro entorno, nuestro mercado, nuestros clientes, …. Solo así lograremos tener la autenticidad de saber qué hacemos”, añadía Salgado.

Para tener “autenticidad” innovadora las empresas deberán apostar por la implantación de un proceso participativo de flujo que favorezca la transmisión de ideas de forma continua, a todos los niveles, de tal forma que generamos un intra-emprendimiento multidisciplinar, fundamental para la innovación continua. “Y para ello hay que empezar a poner la mesa desde la cúpula directiva: ¿Qué mejor coolhunter de una organización que su propio dueño? Sin dejar fuera, como es obvio a otros protagonistas, como un operario de planta o el responsable de limpieza.

De esta forma la autenticidad no es el único beneficio del coolhunting, sino que las organizaciones, además, consiguen un proceso de innovación “nativo”, empoderan y motivan a las plantillas y potencian el teambuilding. Además, y esta es una de las claves, siguen de cerca a la tendencia desde su nacimiento hasta su posterior evolución pudiendo aprovechar todas las oportunidades que se derivan de ésta.

Puedes ver la entrevista completa a Erlin Salgado en ATACAMA, el observatorio de la innovación. También encontrarás en este espacio el resultado del trabajo realizado durante la sesión así como la presentación.

Del caos al panel

Y esto lo vivimos en primera persona en la segunda parte de la sesión…

Tras la reflexión inicial, los asistentes se introdujeron por equipos en el mundo de la detección de tendencias… Y en estas horas centrales del encuentro los participantes pusieron en marcha ejercicios de pensamiento y reflexión a través de en una serie de actividades gracias a las cuales acabaron con la presentación, breve, de tendencias con nombre propio para el objetivo propuesto. ¿Cómo llegaron a obtener su hipotética tendencia? Co-creación, brainstorming, entrevistas empáticas, escenarios aplicables, mucha conversación y muchos post-its en las paredes nutriendo los muros de findings que ayudan a la extracción de insights… 

Experimentando de primera mano, en grupos y guiados por ciertos métodos para extraer posibles tendencias, los asistentes descubrieron la magia que rodea la detección y desarrollo de tendencias. “Hemos tratado de enseñarles que detectar nuestras tendencias nos permitirá ser únicos. ¿Cómo? Desarrollando la habilidad para ver y observar las “cosas” entre líneas”. Importante señalar en este punto, decía Salgado, la necesidad de saber hacia dónde queremos innovar, el motivo que nos lleva a querer innovar y qué haremos con esa innovación. “La innovación a través de la generación de tendencias es un proceso que nos tiene que llevar a una acción”, matizaba la invitada. De lo contrario, no habremos navegado hacia ningún puerto.

Y ahí reside su magia: una vez se detectan, las tendencias evolucionan por lo que si son nativas será más fácil adaptarlas y aplicarlas al servicio de esa innovación. ¿El motivo? Porque responden a la observación de la conducta humana, que cambia, y que tienen esa fantástica capacidad de generar nuevos caminos y acciones dentro de un negocio”. Es más, esta práctica ayuda a que las organizaciones a enfrentarse sin miedo a este futuro en constante cambio.

Y tú, ¿quieres contar en tus filas con profesionales en alerta para cazar y crear tendencias que mejoren tu negocio?

Recuerda que puedes ver la entrevista completa a Erlin Salgado en ATACAMA, el observatorio de la innovación. También encontrarás en este espacio el resultado del trabajo realizado durante la sesión así como la presentación.

Escribe aquí tu comentario