fbpx

El concepto de 4ª revolución industrial fue acuñado por Klaus Schwab, uno de los fundadores y líderes del Foro Económico Mundial, en 2016. Podríamos decir que actualmente nos encontramos a caballo entre la tercera y la cuarta revolución industrial y que se espera que esta última tenga su boom a partir de la segunda década del S.XXI, es decir, a partir de 2020.

En nuestra Know Box podrás encontrar en pdf el libro completo en el que Schwab define y analiza la última de las revoluciones industriales que se está produciendo.

De la primera a la cuarta revolución industrial

En el S.XVIII la invención de la máquina de vapor permitió la mecanización de la producción dando lugar a la primera revolución industrial. La energía eléctrica, que permitió la producción en masa, fue la gran protagonista de la segunda revolución industrial.

La tercera revolución industrial comenzó a fraguarse a partir de la década de 1960 con el auge de la informática, las redes de datos y las tecnologías de la información y las telecomunicaciones. El crecimiento exponencial de estas tecnologías nos ha llevado a poder hablar en la actualidad de inteligencia artificial, realidad virtual, automatización o robótica.

El siguiente paso, al que ya nos está conduciendo la cuarta revolución industrial, es el de la integración de todas estas tecnologías, su fusión e interacción las unas con las otras y con el ser humano a través de la neurotecnología. Y es que la principal característica de la cuarta revolución industrial es que las fronteras entre lo físico, lo digital y lo biológico se verán difuminadas. En un futuro cada vez más cercano tendremos como algo habitual y cotidiano casas inteligentes, ciudades inteligentes, fabricas inteligentes, medicamentos personalizados, coches autónomos… es decir, objetos o sistemas capaces de “pensar” por sí mismos y de tomar decisiones de forma independiente y fundamentada. Por ejemplo, hoy en día ya podemos servirnos de asistentes virtuales como Alexa de Amazon o Siri de Apple para resolver dudas de todo tipo o que nuestro sistema GPS nos informe de cuál es la ruta más óptima para llegar a nuestro destino en función de la hora, la densidad del tráfico, si ha habido algún accidente, si hay tramos en obras o de las condiciones meteorológicas.

Las tecnologías que van a liderar esta cuarta revolución industrial son: la inteligencia artificial, el blockchain, la computación cuántica, la nanotecnología, la robótica, el Internet de las Cosas, la impresión en 3-D o los vehículos autónomos.

Según  el propio Klaus Schwab, la cuarta revolución industrial  va a tener un impacto global mucho mayor que las anteriores y se va a desencadenar de una forma mucho más acelerada.

Cómo va a afectar la 4ª revolución industrial a las empresas

La tercera edición del informe de Salesforce State of the Connected Consumer Report (que también podéis descargar íntegro en nuestra Know Box) concluye que las tecnologías protagonistas de la cuarta revolución industrial van a transformar de forma irremediable la visión que los consumidores y clientes tienen de las empresas. Y que esto va a suceder de forma inminente, en los próximos 5 años.  Las expectativas de los clientes van a estar cada vez más altas y si unimos esto a que cada vez llos consumidores son menos fieles y tienen menos reparos a la hora de cambiar de una marca a otra, la conclusión es que las empresas van a tener que esforzarse mucho para sorprender y fidelizar a sus clientes.

Los clientes van a exigir a las empresas, entre otras cosas, que sus datos estén seguros, que los productos y servicios que ofrecen sean cada vez mejores y que, para ello, se sirvan de las tecnologías a su alcance (si una marca no lo hace, otra lo hará). También nuevas vías de comunicación y de asesoramiento más personalizadas e inteligentes, servicios post-venta más rápidos y eficientes, que estén alineadas con sus valores y tengan una relevancia social y filantrópica.

En este gráfico podéis ver los datos sobre los consumidores españoles que recoge el informe citado de Salesforce y que dan una imagen fidedigna de sus expectativas y exigencias.

Fuente: Informe SalesForce State of the Connected Consumer

Algunos consejos para afrontar con éxito la 4ª revolución industrial

Centrarse en la experiencia del cliente

Siempre ha sido importante, pero dadas las grandes posibilidades que las nuevas tecnologías ofrecen en este campo (realidad virtual, big data, internet de las cosas…), los clientes van a exigir a las empresas un trato cada vez más personalizado y una experiencia de usuario cuidada al detalle y que les sorprenda.

Priorizar la confianza de nuestros consumidores

Y aquí es fundamental el uso que hagamos de sus datos y nuestra transparencia como empresa. Los consumidores deben percibir que la información que tenemos de ellos y que innegablemente estamos almacenando, repercute positivamente en el trato que les ofrecemos y en su experiencia como clientes.

Invertir en marketing

Deberemos ser extremadamente cuidadosos con los mensajes que lanzamos.  El verdadero protagonista de nuestros mensajes debe ser el consumidor y sus problemas, no nuestras soluciones. Los lanzamientos de nuevos productos que integren o hagan uso de tecnologías novedosas deberán ser especialmente cuidados. Al nuevo consumidor conectado hay que sorprenderle constantemente y ofrecerle nuevos alicientes para seguir confiando en nuestra marca haciendo uso por ejemplo de técnicas de neuromarketing.

La formación de los trabajadores

La inteligencia artificial va a hacer que las empresas requieran de nuevas habilidades y competencias. Debería existir un compromiso real y potente de empresas y gobiernos para facilitar que los profesionales se formen en competencias que van a ser muy demandadas. Solo aquellas empresas cuyos profesionales tengan la formación adecuada van a poder satisfacer las necesidades y las demandas de unos consumidores cada vez más exigentes y menos fieles.

¿Te ha gustado? Compártenos:

Escribe aquí tu comentario