La sesión de este mes del Club de Desarrollo Personal y Liderazgo nos trasladó durante su hora y media de duración a un estado de paz y tranquilidad… ¡nada mal para terminar el día! Conectados desde nuestros hogares, experimentamos juntos la relajación con la finalidad de aplacar, de algún modo, el estrés.

De la mano de Mónica Piñuela, experta en diversas disciplinas que pueden contribuir a reducir nuestro estés (yoga, mindfulness, shiatsu, etc.), nuestros asistentes probaron algunos de los “trucos” de relajación que todos podemos, y debemos, incorporar a nuestra vida cotidiana.

Y como no podía ser de otro modo, desde Blue red quisimos trasladar las experiencias que habitualmente desarrollamos de forma presencial en nuestra sede a esta nueva modalidad en remoto. Para ello, “los en Zoom presentes” compartieron su conocimiento y opinión sobre el tema del CDPL a través de herramientas de participación, lo que nos ayudó a conocer, por ejemplo, el nivel medio de estrés, los motivos por los cuales quieren aprender técnicas de relajación, e incluso aquellas prácticas rutinarias que algunos ya ponen en práctica en su día a día.

“Cuando experimentamos la vida, no se trata solo de atravesar situaciones que en muchos casos no dependen de nosotros, si no de cómo reaccionamos frente a ellas”, explicaba Mónica con un tono de voz que, ya desde el minuto uno, nos inducia a un estado de calma y serenidad física y mental.

“Es importante recalcar aquí que el hecho que nos desencadena estrés no lo podemos controlar, pero lo que si podemos controlar es cómo actuamos frente a ello”

¿Qué el estrés? ¿Cómo funciona?

Se trata de una reacción innata, primitiva podemos decir, del cerebro frente a una situación que nuestro cerebro interpreta como de peligro o amenaza, que nos lleva a una respuesta fisiológica de la que no siempre somos conscientes. Es decir, es inicialmente algo que necesitamos, un elemento positivo. “Una de las reacciones es que se nos dilatan las pupilas, para ver simplemente más; aumenta el pulso cardíaco porque la mente entiende que necesitamos más sangre para, por ejemplo, correr más rápido”, contaba Mónica.

“¿Sabéis que cuando padecemos estrés la sangre se vuelve más pegajosa?”

Es porque el cerebro se prepara para aumentar el grado de coagulación sanguínea en caso de ser heridos”. Reacciones innatas del ser humano para la supervivencia. ¿Te imaginas tener que correr delante de tu enemigo? El estrés, en cierta medida, es necesario.

Pero si algo aprendimos en esta sesión del CPDL es que el estrés es producto de nuestra percepción. Es algo que sucede en nuestra mente para prevenirnos y ponernos en alerta, y la buena noticia, es que es controlable.

¿Cómo? A través de diferentes técnicas de relajación… “A muchas personas practicar deporte, bailar, salir con los amigos, reír… fórmulas válidas para liberar tensiones; con ellas sí podemos combatir el estrés, pero quizás solo de manera puntual si no lo incorporamos a nuestra rutina, y esta vez de verdad”, contaba Mónica. Es decir, si no lo hacemos de forma habitual, lo conseguiremos paliar, pero mañana, volveremos a estresarnos”.

Es importante por tanto aquí tener predisposición para la relajación, que induzcamos a nuestro cuerpo y mente… “Lo que no podemos hacer es exigir a nuestra mente que se relaje de forma automática”, incidía Mónica, que continuaba afirmando que los efectos positivos de vivir en un estado pleno de relajación se notan, lentamente, con mucha práctica y, sobre todo, con la toma de conciencia.

Beneficios de la relajación

Como te imaginarás, las ventajas de incorporar la relajación a nuestra forma de reaccionar frente a lo que nos ocurre son muchas, tanto para tu cuerpo, como para tu mente… Algunas de las más destacadas son:

  • Equilibra funciones fisiológicas.
  • Contribuye a la prevención de ciertas enfermedades.
  • Frena el envejecimiento.
  • Nos ayuda a tomar mejores decisiones al establecer más espacio entre lo que ocurre, y nosotros…

Y tras la teoría, llegó la práctica…

Mónica nos dirigió a lo largo de una serie de ejercicios que todos, con independencia de nuestra edad, podemos realizar de manera individual para “estar en el sentir”, para tomar conciencia de nosotros mismos… En definitiva, para aprender a reaccionar de un modo sano, y desde la serenidad y la calma, frente a todo lo que desencadena nuestro estrés.

Y aquí empezó el movimiento en las pantallas… Nos levantamos, saltamos, sacudimos el cuerpo, estiramos, nos tumbamos, inspiramos, expiramos, conectamos, nos sentimos, liberamos tensiones… Y así llegamos al final… ¡Objetivo cumplido! Ahora te toca a ti cumplir con ese “regalo” que ayer anotaste y que quieres hacerte cada día para combatir ese estrés que no necesitamos.

Ahora os dejamos con un fragmento de la entrevista que le realizamos a Mónica Piñuela. Si quieres ver la entrevista completa, accede a nuestra Know Box.

En próximo Club de Desarrollo Personal y Liderazgo será el martes 12 de mayo, y en él descubriremos si podemos llegar a ser bilingües de la mano de Richard Vaughan quien nos contará las claves para conseguirlo. ¡Te esperamos!

¿Te ha gustado? Compártenos:

Escribe aquí tu comentario