fbpx

Este 2020 nos ha cogido a todos por sorpresa. Empresas y personas hemos cambiado rutinas, ritmos, procesos y metodologías de trabajo prácticamente de la noche a la mañana. La emergencia sanitaria nos ha transformado y ahora nos encontramos en una situación completamente nueva y sin precedentes a la que hay que adaptarse; no hay otra opción.

Ese será el gran reto para las personas y para las organizaciones: adaptación y flexibilización a las nuevas formas de trabajo en este nuevo panorama, en el que podemos marcarnos un objetivo enfocado a la excelencia, mejorar y encontrar nuevas formas de realizar estos cambios en beneficio de los actores principales, las personas.

La pandemia ha agregado grandes dosis de incertidumbre al mundo laboral, pero también grandes oportunidades transformadas en nuevas formas de trabajo.

¿Qué es el flexiworking?

El flexiworking es una nueva forma de trabajar en la que cada persona puede gestionar su trabajo según sus necesidades. Es, en definitiva, una apuesta por formas de trabajar más sencillas, eficientes y flexibles.

Con este sistema, las personas gestionan su tiempo como mejor les conviene para cumplir con los objetivos que les han sido asignados. No obstante, el flexiworking es un concepto innovador que va más allá de un horario flexible en el ámbito laboral. Se trata de una filosofía laboral que persigue la felicidad del empleado, confiando en una idea simple: a mayor motivación de los trabajadores, mejores resultados para la empresa.

Este formato de desempeño profesional abarca distintas medidas que contribuyen a la auto-gestión de los colaboradores para maximizar su productividad personal y, a su vez, la de la organización en la que se integran. Algunas de estas medidas son jornadas laborales flexibles, teletrabajo, espacio flexible en la oficina, regulación de la duración máxima y de la franja horaria en la que se programan las reuniones, uso de nuevas tecnologías, etc.

El flexible working no es una moda. Es el futuro y precisa de una amplia combinación de ingredientes tales como:

  • Variaciones en los horarios,
  • cambios en los espacios,
  • normalización en el uso de nuevas tecnologías,
  • políticas gubernamentales,
  • iniciativa del tejido empresarial,
  • nuevos estilos de liderazgo,
  • una revisión profunda de nuestros esquemas competenciales a nivel personal y profesional y
  • un acompañamiento especializado que permita a las organizaciones y a las personas efectuar la transformación de una forma estructurada, sólida y sostenible en el tiempo.

Si observamos el panorama europeo y lo comparamos con el de nuestro país, podemos apreciar que, mientras en los países vecinos el trabajo flexible es ya una realidad, aquí se va avanzando para conseguir esa realidad dentro de las organizaciones. En España, algunas empresas llevan tiempo iniciando la implementación de la filosofía flexiworking. Así, por el ejemplo, el Banco Santander, desde el año 2015, está incorporando distintas medidas que persiguen la flexibilización de la jornada de sus empleados. En cualquier caso, el camino no ha hecho más que empezar.

La adopción del flexiworking genera una serie de ventajas tales como la mejora en la calidad de vida de los colaboradores, aumento del nivel de satisfacción con respecto a su trabajo, incremento de los niveles de motivación, aumento del compromiso, mejora en el clima laboral, reducción del absentismo, aumento de la productividad y retención del talento.

Estilo de liderazgo y nuevos profesionales para entornos flexiworking

En cuanto al estilo de liderazgo para los entornos flexiworking se hace imprescindible una evolución que potencie las bondades del flexible working y de todo lo que éste lleva implícito, hasta conseguir un liderazgo humanista. Esto es, un líder entendido como un referente más humano y cooperativo, que no solo provee dirección, sino que además es capaz de ponerse a empujar el primero, dando ejemplo a sus colaboradores, que es coherente, que cuida y desarrolla su equipo.

Frederic Laloux, uno de los autores más reconocidos a nivel mundial en el ámbito del management, en su libro “Reinventar las Organizaciones”, afirma que el modelo organizativo cambia cuando hay desafíos que ya no pueden ser resueltos por el modelo actual. Y este es el caso en la situación actual. La organización tiene un propósito evolutivo propio basado en su potencial, que los líderes pueden ir descubriendo, de manera similar a como se cuida un jardín. Un líder es responsable, tiene capacidad de responder. Escucha y actúa en consecuencia, sabe emocionar inteligentemente, pide, ofrece y se compromete.

Sin embargo, no olvidemos que ser líderes es un asunto de todos y cada uno de nosotros. Todos podemos ser líderes. Comenzamos siendo líderes con una decisión: la decisión de ser responsables de nuestra vida, de nuestro impacto, de nuestro mundo y de las implicaciones sistémicas de todo aquello que emprendemos. Es líder quién provee dirección al equipo, pero también quien decide seguir al que se pone al frente.

Se puede ser líder en cualquier posición, ante cualquier responsabilidad. Y todo empieza con desear llevar nuestro talento, nuestros recursos, nuestros impactos a nuestra empresa como en cualquier aspecto de nuestra vida.

Por ello, para que un entorno flexible working brille en todo su esplendor, también tendrá que estar habitado por unos flexible employees capaces de ser sus propios líderes orgánicos y relacionarse de forma natural entre iguales para generar algo mucho más grande que la suma de sus interacciones.

Algunos de los rasgos fundamentales de un flexible employee vendrán determinados por:

  • Sus habilidades interpersonales,
  • su capacidad para trabajar en equipo,
  • sus dotes de persuasión e influencia
  • sus niveles de empatía,
  • sus niveles de efectividad personal
  • su destreza en la gestión de recursos, tiempo y prioridades,
  • su capacidad resolutiva,
  • su orientación a la consecución de objetivos,
  • el hábito de proyectarse a futuro,
  • su capacidad creativa e innovadora y
  • su capacidad de aprendizaje y de adaptación a entornos cambiantes.

Todo este arsenal actitudinal que hace que un flexible employee brille con luz propia, puede aprenderse, entrenarse, adquirirse e integrarse en nuevas formas de pensar, sentir, hacer y vivir la organización en su sentido más holístico. Si quieres que te ayudemos, no dudes en contactar con nosotros.

Las organizaciones que quieran hacer suyos los beneficios del flexible working han de garantizar un acompañamiento en este sentido a los colaboradores que conforman sus equipos.

Es necesario asegurarse de que existe una estrategia empresarial clara y definida que cuenta con unos valores y una cultura organizacional alineada en la que la innovación aparece como estrella principal. Y, además, es importante provocar el talento y el liderazgo de las personas que habitan en la organización, ayudándoles a superar las resistencias que todo cambio provoca, presentándoles los beneficios que la transformación les ofrece para que los equipos de los que forman parte brillen y generen desempeños excelentes.

¿Te ha gustado? Compártenos:

Escribe aquí tu comentario