fbpx

Tal y como nos planteó Javier Fernández Aguado, nuestro invitado de excepción en el último Encuentro Innova&acción, las enseñanzas del pasado sirven para diseñar el futuro y eso es algo que debe tener en cuenta cualquier empresa que quiera ser innovadora.

Por ello, para descubrir el modelo de “Gestión de lo Imperfecto”, desarrollado por el propio Fernández Aguado, hicimos un repaso por las “verdades” del management, casos de éxito, de fracaso y, sobre todo, por los diferentes niveles que exige su método para convivir y sacar rendimiento “a lo imperfecto”. Con una fluidez y exposición de conocimientos de los que pocas personas pueden presumir, nuestro invitado, introdujo de forma recurrente anécdotas, hechos, personajes y realidades de la Historia.

“Al igual que ocurre con las personas, no existe ninguna organización perfecta […] De lo que se trata es de aspirar a ser lo menos imperfecto posible, y más importante aún, necesitamos aprender a gestionar esas imperfecciones que es una ambición muy sana. Lo que no es sano es aspirar a que todo funcione a la perfección, porque es imposible”. Y es que la organización interactúa en un mercado, un entorno… al que no podemos tener bajo control…

¿Quién iba a pensar que un congreso como el Mobile World iba a ser cancelado…? Asumamos que existen circunstancias exógenas que están fuera de nuestro control.

innovayaccion-Javier-Fernández-Aguado-Valencia

Las ‘verdades’ del management

Para entrar en materia, Fernandez Aguado compartió con los asistentes aquellas “verdades” de las organizaciones que las llevan, de forma habitual y bastante común, a una mala gestión de lo imperfecto, teorías que ejemplificaba con casos reales que se ha encontrado a largo de su extensa trayectoria profesional a nivel mundial.

“Una primera lección que debemos aprender es que ninguna organización puede dirigirse igual que otra”. Podemos inspirarnos, pero “nunca plagiar modelos porque el management es, sin duda, una ‘Ciencia Artística’.

“No debemos nunca juzgar a nadie”, segunda verdad.

“No podemos pensar -tercera verdad- que el éxito lo cubre todo, y que el fracaso destapa todo, porque todo es relativo: ¿qué es el éxito? ¿Existe el éxito profesional sin tener éxito en lo personal?” Probablemente no…

¿Otra verdad? Los managers necesitan rodearse de personas que piensan diferentes a ellos, cuestión compleja de introducir en muchos casos. “Necesitamos encontrar aquellos profesionales que nos digan ‘Además’ cuando presentamos un proyecto… No aquellos que nos dicen ‘Pero…’, y mucho menos aquellos que empiezan sus frases con un “pero la verdad es que…” – Y aquí hicimos un alto para hablar de algunas figuras históricas y de algunas de sus virtudes, tales como la audacia, la constancia y la prudencia.

La siguiente verdad que se expuso fue que los managers, gestores, líderes… no se preguntan de forma tan recurrente como deberían –“al menos cada 3 meses”- dónde están, dónde quieren estar, y cómo trazar el camino para llegar donde quieren llegar…  “Os preocupáis por apagar fuegos y tomar decisiones, y no dejáis ni calma, ni tiempo, ni espacio para lo que de verdad necesitan vuestras organizaciones de vosotros: pensar”, matizaba Fernández Aguado.

“Y ahí es cuando cometemos errores, cuando no sabemos dónde ir”, hizo hincapié Fernandez Aguado.

Una pausa para el café y asimilar todo el conocimiento que en la primera parte compartió, llegamos al core de la sesión: cómo se gestiona la imperfección.

javier-aguado-innovayaccion

Las imperfecciones resolubles

“Existen dos tipos de imperfecciones: las resolubles y las irresolubles”. Con el segundo tipo, “lo mejor que podemos hacer es pactar con ellas y buscar, en ellas, oportunidades; de nada sirve enfadarnos con algo a lo que no podemos vencer o controlar”, explicaba. Con las resolubles, la actitud debe ser ya diferente.

Lo resoluble es todo aquello que es retador, pero posible, y con estas imperfecciones tiene mucho que ver la visión estratégica de la organización, y el aplicar el grito de guerra de las organizaciones que gestionan la imperfección resoluble: priorizar.

También, para gestionar estas imperfecciones, Fernandez Aguado hizo un recorrido por seis niveles a los que aplicar la gestión de la imperfección, recurriendo en cada uno a la historia, a algunos autores esenciales y a casos reales de organizaciones a las que asesora:

  • Nivel #1. El entorno, que es VUCA: no podemos controlar todo del entorno, pero si nuestra reacción frente a él y sus cambios.
  • Nivel #2. La estructura, partiendo de la base de que no existe estructura perfecta, debemos conocer las reglas del juego en las que se mueve nuestra organización. Ser coherentes con ellas y tener sentido común es imprescindible.
  • Nivel #3. Nosotros, que también somos imperfectos. ¿Somos conscientes de nuestras imperfecciones y de lo que ello supone cuando ejercemos el management? Su consejo: “Prediquen con el ejemplo y no con las palabras”.
  • Nivel #4. Aplicar esta gestión a la cultura corporativa, que puede ser perversa con la imperfección, y a nuestro ecosistema.
  • Nivel #5. La comunicación, que debe ser fluida y entender que el “lenguaje es una forma de crear realidades”. ¿Cuántas veces los empleados se enteran de cosas delicadas por la prensa? Evitémoslo.
  • Nivel #6.  Los clientes. Son también imperfectos, pero los necesitamos, por lo que tenemos siempre que mimarlos.

Para concluir, Fernandez Aguado explicó que, para entender nuestros tiempos, debemos recordar que a lo largo de la historia también se produjeron cambios radicales en la estructura económica y social que parecían el fin –“la aparición de la imprenta y la Ilustración fueron buenos ejemplos”, al igual que ocurre hoy. Sin embargo, ahora, esos cambios nos parecen mayores porque nos afectan y porque ocurren más rápido por la aceleración tecnológica, pero, en el fondo, las personas, seguimos siendo las mismas.

En el próximo Encuentro Innova&acción descubriremos la disciplina que fusiona conocimientos y teorías economía, psicología y sociología, Behavioral Economy, un ámbito cada vez más utilizado para entender y hacer innovación. Te esperamos el viernes 27 de marzo.

Como siempre te dejamos con un fragmento de la entrevista que realizamos a nuestro invitado durante su paso por el Club. En ATACAMA, el observatorio de Innova&acción, encontraréis la versión extendida de dicha entrevista así como material complementario a la sesión.

¿Te ha gustado? Compártenos:

Escribe aquí tu comentario