Para construir tu marca personal resulta clave dedicar tiempo a la creación de tu “contenido” como también dedicar tiempo a la construcción de tus relaciones personales. Es fundamental tener claro QUIÉN ERES y qué quieres conseguir de una manera que te diferencie de los demás.

Tienes que utilizar tus conocimientos y por supuesto tus habilidades para construir tu marca personal. Una marca personal potente ofrece mayor beneficio cuando hay algo muy valioso que la acompaña, un buen servicio, un buen blog, una buena aplicación… y además, cuando alcanza el poder de aportar valor a los demás.

Los medios sociales son cruciales, por lo que es muy importante estar presente y activo en las redes sociales. Cómo nos presentamos en línea es tan importante como la manera en la que nos presentamos en persona. Es recomendable realizar una búsqueda en Google sobre uno mismo, para saber qué información publicada en internet sobre nosotros encontrarán aquellos que busquen nuestro nombre, especialmente si se trata de un cliente, de un nuevo gerente o un futuro empleador. Es importante también observar nuestra presencia en los medios sociales y las respuestas de los demás a lo que nosotros publicamos.

Un ejercicio interesante puede ser pensar en cómo te presentas, cómo te perciben los demás y lo que tu perfil en línea dice.

Comunicarse de manera abierta y constante

Utiliza los medios sociales para estar conectado con el mundo, tal vez no sea tu primera, incluso tu segunda prioridad, sin embargo resultan herramientas muy potentes para ofrecer a las personas una conexión más fuerte contigo.

Con independencia de cuáles en sean tus metas, saber relacionarte te ayudará en cualquier circunstancia, es útil en todas las áreas de la vida, tanto en el ámbito personal para cuestiones propias, como en el ámbito profesional.

Descubre lo que haces mejor y busca el público que desees. La gente tiene que sentir como si te conocieran, especialmente si tu presencia en línea es tu negocio principal.

Hacer networking y ofrecer tu ayuda

Trata de construir relaciones con tantas personas como te sea posible, cada interacción es una oportunidad para generar valor. No se trata de establecer relaciones, sino de estar en contacto ¿ Para qué vas a dedicar tiempo a conocer gente si luego no te vas a conectar e interactuar con ella?

Las relaciones son una fuente de energía indispensable para cualquier persona, que se deben cuidar y mimar a diario. El verdadero networking consiste en ayudar a que otros tengan éxito. Contribuye, ofrece tu tiempo, experiencia y contacto con los demás, aprende sus nombres, recuerda detalles sobre ellos. Si quieres construir relaciones fuertes ayuda a otras personas a conseguir sus objetivos. No ceses de averiguar lo que puedes hacer para otras personas.

Si el networking consiste en ayudar a otros a conseguir sus objetivos y que les vaya mejor, eso implica ocuparse de conocer a la otra parte. Para ello es esencial observar y escuchar con detenimiento.

Conocer las pasiones, las necesidades y los intereses de una persona, hace más fácil conectar con ella y formar parte de su vida. Keith Ferrazzi, experto en el desarrollo de relaciones profesionales reconocido a nivel mundial,  señala “la base de cualquier relación son los intereses comunes. Las pasiones tienen mucho que ver con el interés que mostramos por los demás

Keith Ferrazzi dice “Cuando doy charlas siempre me preguntan ¿Cuál es el secreto del éxito? ¿Qué reglas desconocidas existen para triunfar? Y les digo: Resumiré la clave del éxito en una palabra: GENEROSIDAD”

Ser generoso en la vida tiene un valor infinito. Si te guías por la generosidad, si quieres aportar algo de valor a los demás, sin llevar la cuenta, notarás cómo en algún momento tú también recibirás valor en forma de tiempo, de conocimiento, de aprendizajes o experiencias.

Sé un elemento de apoyo, alguien en quien se pueda confiar, esto reforzará tu marca personal a largo plazo, porque te conocerán por ser alguien que ayuda, por ser valioso.  Tu marca personal eres tú.

El poder de la sonrisa y su efecto boomerang

Cuando sonríes a alguien, se produce el efecto boomerang y en casi todos los casos, las personas devuelven su sonrisa. Inténtalo con alguien cercano y comprueba si te funciona. También puedes probar siendo amable con cualquier persona, generalmente se produce el mismo efecto.

Un factor clave que contribuye a la hora de transmitir tu marca personal es tu comportamiento.  Los comportamientos importan a lo grande. Reflexiona sobre esta idea y en cómo tus comportamientos están alineados con la marca que quieres construir.

Mantener tu marca fresca

Sigue añadiendo nuevas capas y matices a lo que representas.  Tu marca personal tiene el potencial de durar más que tu propia vida. Mientras que los proyectos en los que estás trabajando actualmente acabarán siendo vendidos o finalizarán, tu marca personal persistirá y agregará valor a cada proyecto nuevo que crees. Las personas seguirán tu marca de proyecto a proyecto si se sienten conectados a la misma. Al poner en marcha nuevos proyectos, tu marca personal tiene el potencial de garantizar que nunca tengas que empezar de cero otra vez. Si consideras esta carrera como algo de largo recorrido, no importa si tienes un negocio en línea o eres un artista, o te dedicas a la venta de un producto o servicio determinado, una marca personal es una inversión invaluable.

Una buena marca sirve para ser visible, auténtico y único y transmitir fiabilidad y confianza. Pero recuerda que no es algo que se consiga de un día para otro, desarrollar una buena imagen personal requiere un proceso que implica tiempo, esfuerzo y mucha paciencia.

“Si te centras en ti mismo no dejas huella, tu Marca tiene sentido si aportas a los demás”

 ¡Te deseamos el mejor de los éxitos!

¿Te ha gustado? Compártenos:

Escribe aquí tu comentario