fbpx

Tenemos que reconocer que mientras que en la mayoría de ámbitos estamos asistiendo a un cambio de paradigma, en educación todavía vivimos anclados en el siglo pasado. El S.XX se caracterizó por ser industrial, homogéneo, analógico y secuencial. En este mundo tenía lógica una escuela de estructura rígida donde el profesor ocupaba un lugar central y el alumno, cuyas virtudes más valoradas eran la pasividad y la obediencia, incorporaba los contenidos de forma progresiva y fragmentada.

educación-escolar

Una sociedad plural, global, digital e hipertextual

Sin embargo, actualmente vivimos en una sociedad del conocimiento, que se caracteriza por ser plural, global, digital e hipertextual. La escuela que este nuevo mundo requiere tiene que tener una estructura flexible, con el alumno en el centro de todo, aprendiendo de forma activa, experiencial e integrada.

De esta forma resume, la Fundación Jesuïtes Educació, que engloba los centros educativos jesuitas de Cataluña, la necesidad de renovar nuestro sistema educativo. Objetivo que ellos se han propuesto en el proyecto Horitzó 2020, que ha dado sus primeros pasos en este curso 2014-2015 que ahora acaba, y del que en este artículo hablaremos en profundidad. Ante este panorama no puede sorprendernos que muchas empresas se quejen, de que a pesar de que las nuevas generaciones son de las más formadas de la historia, no encuentran perfiles que cubran sus necesidades. Especialmente grave es el caso de las empresas tecnológicas. Según alerta Ametic, la patronal tecnológica, las empresas TIC, llamadas a liderar la transformación digital de la economía, buscan perfiles que no encuentran. Telefónica no encuentra desarrolladores punteros ni científicos de datos suficientes. Google no da con ingenieros informáticos con capacidad para el tratamiento de datos. GMV tiene dificultades para fichar expertos en ciberseguridad. Y, este problema, si no cambian las cosas, no a va hacer más que crecer puesto que, según las previsiones de la UE, de aquí a 2020 se van a crear alrededor de 900.000 empleos tecnológicos.

Lo que no cambia, las bases de un modelo de éxito

El sistema educativo finlandés, a pesar de ser un sistema de los años 90, está considerado como uno de los mejores del mundo. Sus alumnos obtienen excelentes resultados en los Informes PISA que la OCDE realiza cada tres años. ¿A qué se debe este éxito? ¿Sobre qué valores o principios básicos debe sustentarse el necesario cambio educativo del que venimos hablando?

1.    Los docentes son profesionales valorados. Ser profesor en Finlandia implica prestigio y autoridad. La titulación de Magisterio es de las más complicadas, exigentes y largas y además incluye entrevistas personales en las que se valora la motivación y vocación de los candidatos.

2.    La educación es gratuita y, por lo tanto, accesible a todos. La educación es obligatoria y gratuita entre los 7 y los 16 años. Además debe ser impartida en centros públicos en los que no se paga por el material escolar y todos los niños reciben gratuitamente una comida caliente al día. En caso de necesitarlo, el transporte escolar también está financiado.

3.    El reparto del dinero público se hace de forma equitativa. Los fondos estatales se reparten de forma justa entre los centros, compensando aquellos con más carencias para equiparar al resto.

4.    El currículo es común pero los centros se organizan. Los colegios tienen independencia para diseñar y organizar su propio currículo, siguiendo siempre unas líneas o pautas generales.

5.    La educación se personaliza. Se respeta el ritmo de aprendizaje de cada niño y se huye de pruebas y actividades estándar. Se cuida especialmente a los alumnos con necesidades especiales reduciéndose así el fracaso escolar.

6.    Los alumnos tienen tiempo para todo. El juego y el descanso también son importantes. Los niños empiezan el colegio a los 7 años cuando se les considera lo suficientemente maduros como para aprender. Las jornadas lectivas son más cortas y apenas hay deberes.

7.    Preparar la clase es parte de la jornada laboral. Los profesores tienen, relativamente, pocas horas de clase. El resto de su jornada lo dedican a preparar las clases, investigar e intercambiar propuestas y proyectos con otros docentes.

8.    Se evita la competencia y las cifras. Los estudiantes no hacen exámenes ni reciben calificaciones hasta 5º curso (11 años) y los informes que el profesor elabora para los padres son descriptivos, no numéricos.

9.    Se premia la curiosidad y la participación. Se valora la creatividad, la experimentación y la colaboración por encima de la memorización y las lecciones magistrales.

10.    Los padres se implican. La sociedad y las familias consideran que la educación es fundamental y la complementan con actividades culturales. Las medidas gubernamentales para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar contribuyen a que los padres dispongan de más tiempo para “educar” a sus hijos.

marjo-kyllonen

Escandinavia eliminará las asignaturas tradicionales por el trabajo por proyectos

Sin embargo, recientemente se ha hecho público que el país escandinavo, planifica una revolución en su sistema educativo que le llevará a eliminar las asignaturas tradicionales por el trabajo por proyectos. Además está previsto que los alumnos dejen de aprender caligrafía en una apuesta clara por las nuevas tecnologías. Marjo Kilömen, gerente de educación de Helsinki, nos cuenta de primera mano, las claves de este cambio.

La primera pregunta es obvia, ¿por qué cambiar un sistema que tan buenos resultados está dando?
Si tomamos una foto de una clase actual y la comparamos con una de 1900, nos daremos cuenta que no hay apenas diferencias. Sin embargo el mundo, actualmente, es muy distinto. Se necesitan personas con capacidad de colaboración y de cooperación, que sepan trabajar en equipo y que sean valientes, innovadoras, sin miedo a cometer errores. Otro cambio que se precisa, y por el que se va a apostar en Finlandia es por la modificación de sistema de evaluación, debemos poner el foco en el propio proceso de aprendizaje. De ahí, nuestra propuesta de eliminar las materias como tal e introducir el aprendizaje por proyectos. No sabemos lo que ocurrirá en el futuro, cada vez el mundo cambia más rápido, pero lo que es seguro es que la capacidad para memorizar y aprender de forma pasiva, escuchando y asimilando conceptos en un formato de clase magistral, no va a ser una competencia relevante para el futuro.

¿Cuál es el papel del profesorado en este nuevo sistema? ¿Cómo se les está formando?

Los profesores van a tener que adaptarse y aprender a colaborar, a enseñar, evaluar y planificar conjuntamente unos con otros, repartiéndose la labor lectiva.
La formación base de los profesores en Finlandia es muy alta. Tanto para enseñar en primaria como en secundaria es necesario que tengan un máster, además todos ellos tienen una fuerte formación pedagógica.
La formación de los profesores se está haciendo con la ayuda de orientadores y asesores. Además las escuelas en las que ya se ha implantado el sistema (se prevé que en 2016 esté implantado en todas las escuelas finlandesas) están sirviendo de ejemplo, otros profesores acuden a estas aulas para ver como se trabaja y funcionan las dinámicas en una clase real. Por otra parte, contamos con material audiovisual en el que se les enseña a valorar el proceso de aprendizaje del alumno en vez de los resultados.

¿En qué consiste el aprendizaje por proyectos?

La idea es seleccionar conceptos y contenidos que antes estaban dispersos en distintas asignaturas y organizarlos en unidades comprehensivas en las que los alumnos en lugar de aprender matemáticas, biología, arte, etc. investiguen como estos conceptos y conocimientos se manifiestan y se aplican en la vida real. Además el alumno debe pasar del estatus de escuchar al de hacer, pasando a tener un rol mucho más activo en el proceso de aprendizaje.
¿Cuáles cree que son las competencias más importantes que se deben adquirir en el colegio?
Colaboración y pensamiento crítico. Enseñarles a ser valientes, a no tener miedo a equivocarse, a ser flexibles y adaptarse a los cambios. Además de aprender a relacionarse y trabajar con gente de diferentes culturas y bagajes.

Mauro-Cavaller-educaciónTambién hemos querido hablar con Mauro Cavaller, de la oficina técnica de Fundació Jesuïtes Educació, para que nos comenten su proyecto educativo.

¿Cuál es el objetivo de Horitzó 2020 y cómo se está materializando?
Se trata de animar a los alumnos a liderar su propia vida, su proyecto vital, a ser autónomos y proactivos. Con los conocimientos del currículo tradicional no basta. Debemos formar personas flexibles y abiertas al cambio, autónomas y capaces de trabajar en colaboración con otros, que sepan idiomas y tengan competencias digitales, así como capaces de integrar la compleja realidad y evolucionar con ella.

En este curso 2014-2015 que acaba, un total de 840 alumnos y un centenar de educadores, han participado en una serie de aulas piloto en las que:

  • El alumno ha pasado a ser el centro del proceso de enseñanza y aprendizaje. Tiene un papel activo y protagonista, trabaja de forma individual y cooperativa con sus compañeros y cuenta con la guía de los docentes.
  • Los profesores funcionan como equipo reducido con titulación polivalente, que trabaja en el aula y evalúa conjuntamente a un mismo grupo de alumnos.
  • Los contenidos se relacionan con las competencias y se trabajan por proyectos. La interdisciplinariedad, la expresión oral y escrita, y la resolución de problemas usando conceptos y procedimientos de diferentes materias tienen un papel central.
  • El uso de una metodología diversa con incremento del trabajo autónomo, trabajo por proyectos y resolución de problemas relacionados con la realidad cotidiana del alumno. Se combina el aprendizaje por recepción, el trabajo individual y el trabajo cooperativo.
  • La evaluación de los alumnos se vincula a la adquisición de competencias y de un conocimiento interdisciplinario. Se evalúan los procesos y los resultados. Se potenciala autoevaluación y la evaluación entre alumnos.
  • Las familias participan y colaboran en el proceso de enseñanza-aprendizaje del alumno. Se ha elaborado un inventario de habilidades y competencias de familiares para que puedan participar activamente en las clases como especialistas.
  • Se han diseñado unos nuevos espacios, más amplios y alegres. Además el mobiliario es adaptable a diversos modos de trabajar.
  • Los alumnos se han organizado en grupos de 50-60 alumnos trabajando siempre con 2-3 profesores simultáneamente en el aula. Estructuramos la semana tipo en base al trabajo por proyectos y sin horarios fijos.

¿Podría describirnos cómo funciona el aprendizaje por proyectos?

Al empezar, los alumnos reciben impresa la guía del proyecto lo que les permite situarse durante el proceso. En ella constan las principales actividades que se llevarán a cabo, así como los objetivos de comprensión y los contenidos que se trabajarán.  Además los profesores elaboran un site donde se recogen las pautas, las orientaciones, las actividades, los materiales y los recursos necesarios para realizar el proyecto. Los alumnos, por su lado, disponen también de un espacio digital (individual y colectivo) donde van guardando y organizando las producciones y trabajos que realicen durante el proyecto.

Todos los proyectos cuentan con un reto inicial que se busca que sea lo más cotidiano posible para los alumnos. Su misión es crear un producto final o una solución concreta que lo resuelva:
elaborar un sitio web o blog, realizar una campaña de sensibilización, construir un prototipo, producir un vídeo, un informe, hacer un musical, etc.

Por lo que respecta a la evaluación, a lo largo de todo el proyecto los alumnos reflexionan y evalúan su proceso de aprendizaje y el de sus compañeros. Al mismo tiempo, los educadores orientan y valoran el progreso de cada alumno.

¿Te ha gustado? Compártenos:

Escribe aquí tu comentario