fbpx

Pasaban las 12.30 de nuestro día de la Creatividad, el 27 de junio de 2020, cuando arrancaba una gala que muchos llevábamos tiempo esperando: la final de la competición más exigente que existe en la actualidad para la Industria Cultural y Creativa, la Creative Business Cup Spain 2020.

Empezaba la ceremonia para conocer al ganador de la Creative Business Cup Spain 2020 (CBC Spain 2020) con la presentación de los miembros del Jurado: Juan Pastor, socio director de Red de Industrias Creativas, Olga Broto, directora de Innova&acción, y Carlos Ferrando, fundador y CEO de Closca.

jurado-carlota-gala-cbc

También contamos en el acto inaugural con la intervención del director de la Creative Network, Diego Jaén, quien, desde Dinamarca, recalcó la idea de que la Creative Business Cup es la iniciativa internacional que fomenta una “competencia sana con los mejores proyectos” y animó a los finalistas a disfrutar sobre todo de la experiencia.

Y sin mucha más dilación, la maestra de ceremonias, la actriz y payasa Carlota Romero, daba el pistoletazo de salida a una gala llena de creatividad e innovación en contenido y en forma, y alguna que otra sorpresa.

10 proyectos, 1 ganador

Organizados de dos en dos, los 10 finalistas, en su mayoría equipos compuestos por personas de diferentes nacionalidades y culturas, se fueron sucediendo en la defensa de los proyectos con los que competían por el primer puesto que les brinda, además del reconocimiento público de tener el producto y servicio más creativo e innovador, el acceso a la final internacional que se celebrará en Dinamarca en 2021 y en la que competirán con más de 80 países de los cinco continentes. Al reto de preparar y dar un discurso para ganar una competición, le añadimos el desafío de hacerlo en inglés, el idioma oficial de la Creative Business Cup y, por tanto, requisito indispensable que no valorable.

Conectados desde casas o sedes través de una plataforma online, los representantes de cada proyecto tuvieron cinco minutos para convencer al jurado de que su producto o servicio merecía el puesto de ganador.

En orden de presentación elegido de forma aleatoria, Timpers y Singerfy fueron los primeros en defender sus negocios. Los primeros, desde Valencia, eligieron a su cofundador y CEO, Roberto Mohedano, para demostrar que sus zapatillas diseñadas por personas ciegas son un ejemplo claro de la filosofía que hay detrás de Timpers: “lo esencial es invisible a los ojos”. En su exposición, entre otras cuestiones, Roberto destacó de sus sneakers, en las que nunca falta el logo en braille, que están diseñadas y fabricadas 100% en España, con materiales reciclables en favor de la sostenibilidad, y que la selección de los colores y materiales de cada modelo busca siempre un alto contraste para mejorar la visión a personas que tienen este sentido reducido o anulado.

Por su parte, desde Aragón Federica Porrello, International Business Developer en Singerfy, fue la encargada de presentar en directo la herramienta que permite personalizar canciones. “Competimos en un mercado en alza, el de las emociones y las experiencias, y que mejor producto para hacerlo que utilizando la música que es por si misma la herramienta más poderosa para transmitir emociones”, explicaba durante su intervención. “Además es un regalo tangible y a la vez intangible para toda la vida”.

Les sucedieron Staxe y Zero Waste Fashion. El primero, de la Comunidad Valenciana, se presenta en el mercado de la Industria Cultural y Creativa como la plataforma digital que apuesta por cambiar la forma de financiar producciones creativas utilizando la tecnología del blockchain. Luis Martínez, su fundador y CEO, fue el encargado de presentar su modelo de negocio al Jurado enfocado a “generar nuevas oportunidades de inversión en eventos culturales y creativo favoreciendo así el crecimiento de un sector que no siempre cuenta con los recursos económicos suficientes para producir sus iniciativas”.

Por su parte, el proyecto que representan Zero Waste Fashion, representa lo que se conoce como diseño inteligente. Gracias a la aplicación de una metodología específica en la fase de patronaje que evita los retales o residuos tras los cortes, y que busca que el material destinado a la confección de una prenda sea utilizado en su totalidad. Su portavoz, Constanza De Santis, una de sus diseñadoras, resaltaba desde Madrid en su intervención la capacidad de reducir drásticamente los residuos causados por la industria textil utilizando su innovador modelo de patronaje “que hemos desarrollado basándonos en la experimentación, la tecnología y la sostenibilidad y apostando por la concienciación de la compra con sentido”.

Tras ellos, conocimos los proyectos de Vision Alley, de la Comunidad Valenciana, y The Eye Harp, afincados en Cataluña. Vision Alley contó con su global business developer, Gustavo Gómez-Lechón, en la defensa del proyecto: “nuestra misión es ayudar a entidades públicas y privadas a enfrentarse y crear su futuro incorporando como elementos clave la innovación y la creatividad a cada uno de sus procesos y operaciones cotidianas.

Desde Barcelona, llegó el turno para The Eye Harp, la interfaz musical que elimina las barreras para que cualquier persona con discapacidad pueda tocar un instrumento usando la mirada, incluso en una orquesta o banda. Zacharias Vamvakousis, fundador y CEO, fue el encargado de explicar el origen de la idea, la inclusión. “Teniendo en cuenta los múltiples beneficios que brinda la música, nos dimos cuenta de que, frente a un 20% de la población europea y norteamericana, el porcentaje de personas con discapacidad que tocaba un instrumento era 0 porque los propios instrumentos no están adaptados”.

Acto seguido, llegó el momento estelar de la competición para Ouh Lo Là y I+DB Acoustic, quienes expusieron en remoto desde la Comunidad Valenciana y Andalucía respectivamente. El proyecto de Ouh Lo Là se presenta como el armario infinito. Lola Ribas, su fundadora, explicó que “su modelo de negocio está inspirado en una reflexión personal: “¿por qué debo invertir parte de mi sueldo cada mes en comprar outfits que solo voy a utilizar una sola vez? ¿Por qué no ofrecer un servicio que ayude a la mujer profesional, mis guerreras, a sentirse seguras y empoderarlas para que persigan sus sueños”, usando para ello un modelo de suscripción mensual que ya cuenta con más de 4.000 usuarias.

Y de la moda, pasamos a un proyecto que ha hecho del diseño de producto su core business. Hablamos de la idea presentada por I+DB Acoustic, un toldo fonoabsorbente plegable que han patentado y que ayudan a reducir en más de un 80% el ruido que generan las terrazas de bares y restaurantes. Explicaba la idea su fundadora, Inés Aráguez: “es un producto pensado para favorecer el turismo sostenible, equilibrando el descanso de los vecinos con el disfrute de las terrazas, basándonos en la innovación y la tecnología para su diseño y producción”.

Pasaban ya las 14 horas cuando llegó el turno de la defensa de los dos últimos finalistas: desde Andalucía conocíamos Plashaer y desde Aragón a la Escuela de Violería. El primero, representado por su co-directora María Valdivieso, se enmarca dentro del concepto de cultura urbana y espacios compartidos. “Creamos Plashaer para que sea el espacio referente para artistas de todos los ámbitos en los que puedan sentir la libertad para crear, en un lugar donde se favorece la interrelación y las sinergias empresariales entre profesionales del mundo artístico”, explicaba María.

A continuación, pudimos conocer el proyecto que se enmarca en el ámbito de la artesanía de la Industria Cultural y Creativa, la Escuela de Violería de Aragón. El encargado de contar cómo recuperan el patrimonio organológico mediante la aplicación de un método científico fue Christian Pelletier, profesor de construcción de instrumentos de estilo renacentista y barroco. “Nuestro origen y actividad está comprometida con la investigación, preservación y divulgación del rico legado cultural de la violería ibérica, utilizando métodos tradicionales para la construcción de los instrumentos, incorporando elementos innovadores como son ciertas herramientas tecnológicas”.

Y con estas dos últimas defensas, el Jurado se fue a deliberar. Una tarea nada fácil por el nivel de los proyectos finalistas… De hecho, les costó bastante tomar la decisión…

En plató, la maestra de ceremonias invitaba a los cientos de personas que seguían la gala en directo a través del streaming emitido vía YouTube a votar por su favorito. Y mientras se sucedían las votaciones, tuvimos el honor de escuchar, de la mano de su creador, el escultor Lucas Karrvaz, la inspiración y el significado del trofeo que se llevaría luego el ganador esculpido en exclusiva para la ocasión.

mentimenter-votos-cbcY tras la entrevista al reconocido artista y empresario valenciano, la maestra de ceremonias desvelaba los resultados de la votación del público.

El Jurado seguía con su deliberación cuando la maestra de ceremonias se transformó en Lola, una española que habla inglés perfectamente, eso sí, con un acento marcado que no deja duda de su origen y nacionalidad, y que ofreció con su natural gracia una sesión de lo más divertida en “spanglish”.

Acto seguido, el Jurado regresaba a plató con los sobres que contenían los nombres de los proyectos que se harían con el primer, segundo y tercer puesto de la competición.

El bronce fue para Singerfy y sus canciones personalizadas, la plata para Timpers y sus zapatillas con logo en braille, y el galardón de Ganador The Eye Harp, el software musical inclusivo.

Su CEO, Zacarías, tras conocer que se habían convertido en los ganadores de la Creative Business Cup Spain 2020 que aseguraba que se habían “quedado sin palabras” y que trabajarán duro para la final internacional de 2021.

Clausuraban la gala dos de los miembros del Jurado, representantes de las entidades privadas organizadoras del evento. “La decisión fue difícil porque hemos valorado el grado de innovación, rentabilidad, escalabilidad y la capacidad de comunicación “, afirmaba Olga Broto.

Juan Pastor felicitaba a todos los finalistas por el trabajo realizado “para la final de hoy, pero sobre todo por haber tenido la capacidad de convertir una idea en negocio compuesto por personas a las que les une un propósito común“.

¿Quieres revivir la experiencia y conocer a fondo a nuestros 10 finalistas? Entra en nuestro canal de YouTube y disfruta de la final en diferido (a partir del minuto 2:28:51)

Precediendo a la gala final de la Creative Business Cup Spain 2020 tuvo lugar la Jornada ‘Economía Creativa y Creativos en la Economía’, en coproducción con el Ministerio de Cultura y Deporte, en la que participaron, organizados en mesas redondas, empresarios, expertos y profesionales del sector creativo y cultural y representantes de organizaciones de otros sectores presencial y virtualmente.

¿Te ha gustado? Compártenos:

Escribe aquí tu comentario