Existen dos situaciones clave que no nos ayudan a la hora de afrontar un problema e incluso pueden llegar a generar una verdadera situación de crisis.

  • Ignorar la naturaleza de las cosas.
  • No utilizar la tecnología adecuada.

 

Con estas palabras, Agustín Argelich inició la sesión de Innova&acción de diciembre 2014 en un marco incomparable en el corazón de Valencia. Nuestro invitado, experto en comunicación de empresas y con más de 25 años de experiencia liderando proyectos de desarrollo e implementación de nuevas tecnologías en distintos sectores, centró su intervención en las estrategias para liderar con éxito proyectos con un importante componente de innovación.

La sesión se dividió en dos partes: en la primera parte hizo referencia a los errores más comunes que cometen las organizaciones  a la hora de ejecutar un proyecto y en la segunda parte, se abarcó más profundamente las fases durante la gestión, diferenciando procesos y personas implicados en el proyecto.

Los errores más comunes cuando hablamos de innovación

Error 1: no hacer nada

No hacer nada es la primera alternativa que hay que desterrar. El simple hecho de que es más cómodo no hacer nada, tiene muchas más consecuencias negativas de las que pensamos. No arriesgar e invertir supone la obsolescencia y el fracaso de muchos proyectos.

Error 2: no afrontar el cambio tecnológico en el que vivimos

La tecnología  genera nuevas prestaciones, simplifica nuestros procesos y añade eficiencia. El cambio tecnológico es un hecho, si no te subes al tren, tu competencia lo hará por ti y cuando te des cuenta ya será tarde para poder avanzar.

Error 3: alienar a los miembros del proyecto

Sí lo has leído bien, alienar significa no hacerles partícipe del mismo. Si lo alienas en lugar de alienarlos trabajarán por cuenta ajena, sin integrar sus intereses con los del proyecto. De esta forma tienes un proyecto con todo el equipo totalmente desvinculado del objetivo final.

Identifica a todos los actores en la medida de lo posible, selecciona los líderes naturales y vende el proyecto a la organización para que ellos mismos se den cuenta de que es más inteligente formar parte del cambio.

Las personas con mayor capacidad de influencia en la organización han de creer en ello y liderar la innovación, porque si no es así la presión del día a día terminará por imponerse arrinconándola.

Error 4: la comunicación interdepartamental es mínima

Para vender un proyecto la comunicación es esencial o sino volveremos  al error 3.Pregunta, escucha y empatiza para saber cómo adaptar el mensaje a tu interlocutor.

Uno de los mayores errores en la gestión de proyectos  son las  denominadas “reuniones de expertos” donde sólo se estudian las cosas desde una única perspectiva. Muchas empresas recurren a consultores externos que hacen de puente entre los diferentes departamentos y ofrecen una visión más objetiva debido a la distancia emocional. No obstante, tanto la gestión interna de la comunicación como la externa presentan sus ventajas e inconvenientes.

Error 5: obviar las soft skills

Todo hard necesita un soft diseñado a medida, que lo gestione, que lo lidere y acompañe hasta la consecución de los objetivos. Soft skills, es un término sociológico, relacionado con el cociente de inteligencia emocional, y que es el conjunto de rasgos de personalidad, habilidades sociales, comunicación, lenguaje, hábitos personales, amistad y  optimismo que caracteriza las relaciones con otras personas. Las soft Kills se complementan con las hard Skills (cociente intelectual y conocimiento técnico) en el desarrollo de proyectos.

En ATACAMA, nuestro observatorio de la innovación, puedes ver la segunda parte de este artículo en el que Ángel Argelich nos habla de las fases de ejecución de un proyecto innovador, así como la entrevista que le realizamos durante su visita.

Escribe aquí tu comentario