fbpx

En el contexto de Internet y las redes sociales no todo vale. Existen unas normas no escritas y aceptadas por la mayoría para que el uso que hacemos de la red no repercuta negativamente en las personas con las que tenemos relación a través de ellas. Se llaman Netiqueta e incluyen aspectos generales como no escribir nunca con mayúsculas o subrayado (lo primero equivaldría a gritar y lo segundo puede llevar a error al lector al simular un enlace) o vigilar el tamaño de los archivos adjuntos cuando hacemos uso de ellos.

 

 

blue-red-infografía-linkedin

 

Además de estas normas básicas de civismo y convivencia pacífica en Internet, en cada una de las redes sociales o espacios virtuales (foros, blogs, etc.) existen unas reglas específicas de juego. Hoy señalaremos las principales normas de etiqueta en LinkedIn, red profesional por excelencia, y que gran parte de sus usuarios utilizan francamente mal. Cabe destacar que precisamente por tratarse de una red social profesional los errores de etiqueta son especialmente graves puesto que repercuten en nuestra imagen de marca.

El decálogo del comportamiento en LinkedIn:

  • Trata de ser reconocible y “encontrable”. Es decir, tu perfil debe tener foto sí o sí, y en la foto debes parecer tú. Si llevas gafas, llevas gafas y la foto de la orla mejor cambiarla por una más reciente. Pon el nombre por el que se te conozca. Si te llamas Francisco Javier González Blanco  pero todo el mundo, en el ámbito profesional, te conoce como Fran Blanco, ese es el nombre que debes poner. También es recomendable tener tu perfil lo más visible posible y personalizar la url de tu perfil.
  • Cuando envíes una solicitud de contacto a alguien no utilices el mensaje estándar (Me gustaría añadirte a mi red de contactos en LinkedIn). Personaliza tu mensaje y explica al receptor por qué quieres contactar con él, de qué le conoces, porque crees que puede resultaros a ambos interesante estar en contacto, etc.
  • Y, cuando alguien acepta tu solicitud de contacto, no está de más que le escribas y comiences a hacer networking con él. Recuerda que le contactaste por un motivo, pero también que, en Internet, lo que funciona es aquello de dar y recibir. Es decir, no lo avasalles a las primeras de cambio y, si puedes, ofrécele algo primero.
  • Cuando solicites a alguien que te recomiende no utilices tampoco el mensaje estándar. De hecho estaría bien, que guiases a tu prescriptor sobre qué es lo que quieres que destaque de tu perfil. Recuerda que cuanto más variadas sean las recomendaciones que tengas más rico será tu perfil y tu imagen de marca. Tampoco estaría mal que en el mensaje le ofrecieses reciprocidad, es decir, ofrécete tú también a recomendarle o presentarle a alguno de tus contactos.
  • Mantén un cierto nivel tanto de tus actualizaciones de estado como en los grupos y páginas en las que participes. Trata de aportar valor en todas tus aportaciones, que no solo sean tú, tú y más tú. Y, por supuesto, nada de gatitos ni bebés.
  • Más de una o dos actualizaciones al día pueden resultar molestas a tus contactos. Muchas veces menos es más, sobre todo si el menos es de calidad.
  • Cuando tengas que modificar muchos datos de tu perfil, es mejor, que desactives las notificaciones de cambios en el perfil para que todos tus contactos no reciban un mensaje por cada uno de los cambios que hagas.
  • Segmenta cuando envíes mensajes. No a todos tus contactos les pueden interesar las mismas cosas. Por supuesto, no espamees ni mandes mensajes puramente comerciales.
  • Responde a los mensajes que te envían o a los comentarios que te dejen en tus actualizaciones de estado o cuando compartes contenido en un grupo. Trata siempre de ser constructivo y alimentar el debate. No hagas comentarios negativos en posts ajenos porque sí, argumenta siempre y trata de ser positivo.
  • Permite que quien visite tu perfil pueda ver tus contactos. Es la clave del funcionamiento de esta red social y del networking en general. Son tu tesoro, pero es mejor que los compartas.

 

En definitiva, todas estas normas, se basan en dos ideas muy sencillas. 

  • No olvidar que al otro lado hay personas.
  • Y, como dice el refrán, allá donde fueres haz lo que vieres, o lo que es lo mismo, esfuérzate antes de interactuar en una determinada red en conocer su funcionamiento.

 

En esta infografía, los profesionales de TopDogSocialMedia.com resumen muy bien, qué se debe y no se debe hacer, en LinkedIn.

etiquette-linkedin-don't-do-and-do

¿Te ha gustado? Compártenos: