fbpx

Todo profesional necesita comunicarse para lograr sus objetivos laborales. Saber comunicarse es una de las habilidades más importantes para triunfar en los negocios y en la vida. Lamentablemente no todos tenemos esas habilidades innatas, sin embargo debemos, y lo que es más importante, podemos aprenderlas y desarrollarlas.

Según uno de los axiomas de Paul Watzlawick es imposible no comunicarse, por tanto debemos tomar conciencia de lo que comunicamos y de lo que realmente queremos comunicar. Esto adquiere una importancia relevante dentro de la empresa ya que se pueden dar malentendidos y/o errores por una comunicación defectuosa, con la consiguiente repercusión en la productividad de la misma y en el ambiente de trabajo.

La importancia de la comunicación a nivel global

A este hecho hay que añadirle que vivimos en una sociedad cada vez más global en la que dependemos unos de otros en más aspectos de lo que pensamos. Ante esta situación, se hace necesario dar a la Comunicación la importancia que se merece si queremos competir de tú a tú con profesionales de otros países en los que la comunicación es una parte fundamental de sus programas educativos.

Además, en el mundo de la empresa, en países como Francia, Holanda y otros de nuestro entorno, se concede una gran importancia a la comunicación. Pero, por desgracia en España, las clases dirigentes –empresarios, políticos, profesores y hasta periodistas – no se la conceden. Sin embargo, la comunicación es la vía por la que se forma y se desarrolla el intelecto, es un elemento de progreso de la sociedad y una herramienta vital de trabajo y relación.

Comunicar es vender

En Estados Unidos se valora muchísimo la dialéctica y la oratoria. Los niños en el colegio son entrenados desde pequeñitos para hablar en público. Están educados para comunicar, y comunicar es vender. Así es como se ven cosas como el impresionante discurso de Thomas Suárez en TEDx Manhattan Beach.

5 errores de comunicación en los españoles

Sin embargo, los españoles, no somos conocidos precisamente por nuestras dotes comunicativas. Hoy planteamos algunos de los principales errores en la forma de comunicar de los españoles. Según el presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión de España, Manuel Campo Vidal, hay cinco pecados capitales de la comunicación: improvisar, no escuchar, no controlar el tiempo, la arrogancia y el mal uso del lenguaje no verbal.

  • Improvisar: A menudo nos creemos que sabemos tanto del tema sobre el que vamos a hablar que no lo preparamos, ya sea una conferencia,  una reunión de trabajo o una entrevista. Los españoles somos grandes improvisadores, sí, pero, si no estructuramos nuestro discurso jamás vamos a lograr convencer.
  • No escuchar: escuchar y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla, no desde el nuestro. Es la diferencia entre oír y escuchar. Consiste en ponerse en la piel del otro mientras habla. Es difícil, pero es la verdadera base del diálogo. Este es uno de los errores que cometemos los españoles, creer que comunicar es simplemente hablar. Comunicar es mucho más que eso, necesitamos escuchar  más y ser conscientes de que antes de abrir la boca ya estamos comunicando y diciendo muchas cosas. Hablar mucho o, hablar demasiado, solo nos conducirá a diluir el mensaje, disminuir la relevancia de lo esencial a transmitir.
  • Otro de los errores que comentemos a menudo es no controlar el tiempo. Pensamos: ¡No pasa nada si me paso de tiempo, mi parte es la más interesante! Esto dice muy poco sobre el comunicador, una falta de respeto y de incapacidad de sintetizar, lo que es muy penalizado en otras culturas.
  • La arrogancia: Los españoles tenemos miedo a mostrarnos demasiado cercanos. Si marcamos las distancias, ya sea con una distinguida audiencia o con los miembros de nuestro equipo, nos sentimos a salvo. Sin embargo mostrar cercanía, añadir sentimientos, pasión  y emociones siempre hará más creíble nuestra exposición
  • El mal uso del lenguaje no verbal: Nuestra cultura es considerada una cultura muy gestual, sin embargo no somos conscientes de lo que podemos comunicar con nuestros gestos y posturas. A menudo olvidamos el significado gestual y el protocolo de otros países.

Por otro lado, la raíz de todos nuestros problemas de comunicación se encuentra en que la mayoría de las personas se comunican mal porque no son conscientes de que lo hacen mal. Nadie se lo ha dicho o, simplemente, no tienen elementos de juicio y referencia.

¿Te ha gustado? Compártenos: