fbpx

[Img #2728]

Todos podemos reconocernos en una de estas etiquetas, aunque lo más probable es que no seamos al 100% ninguna de las tres cosas. De hecho, a la hora de llevar a cabo un proyecto o de cambiar algo de nuestra vida que no nos gusta, necesitamos una mezcla de estos tres perfiles y, lo ideal, es que cada uno de ellos predomine en un momento concreto del proceso de cambio o de puesta en marcha de nuestra iniciativa.

 

Primera etapa: si todo fuera posible (los soñadores)

Imaginemos que queremos cambiar de vida, que objetivo deseamos alcanzar. En esta primera fase debemos dejarnos llevar por nuestro yo más soñador, debemos imaginarnos el mejor escenario posible, escribir nuestra particular carta a los Reyes Magos.

 

[Img #2734]Segunda etapa: ¿cómo lo voy a realizar? (los realistas)

En esta fase debemos pasar de las ideas a los resultados, y esto solo lo lograremos trazando un plan y ejecutándolo. Generalmente tendemos a imaginar desde el presente que pasos debemos dar para obtener un resultado en el pasado. A menudo, con esta metodología, nos resulta complejo discriminar qué es aquello que desencadenará el éxito de nuestra iniciativa. Por ello, Raúl Ortega, propuso una alternativa: elegir algo que nos haría felices en nuestra vida, visualizarlo en el futuro y, desde ahí, echar la vista atrás y ver qué es aquello que necesariamente tuvimos que hacer para lograrlo. Se trata de identificar aquello que marcaría un antes y un después en nuestro propósito. Se trata de definir un plan, unos objetivos y de ponerles plazo, de situarlos en nuestra línea temporal.

 

Tercera etapa: ¿qué puede fallar con mayor facilidad? (los críticos)

Una vez definido lo que queremos y los pasos que debemos realizar, debe entrar en juego nuestro espíritu crítico. Hay seis preguntas que deberemos hacernos y que definen si un objetivo está o no suficientemente definido:

  •  ¿Es posible? La mente no va a hacer nada si no lo cree posible?
  •  ¿Depende de mí? ¿Puedo realmente motivar ese cambio en mi vida?
  • ¿Quiero hacerlo? Debes imaginarte una vez alcanzado el objetivo, si te sientes feliz, adelante.
  • ¿Está definido en positivo? No es lo mismo plantearse una dieta pensando en aquellos alimentos que nos gustan y que no vamos a poder comer, que imaginando nuevos platos y combinaciones que jamás hemos probado.
  • ¿Es ecológico? Es decir, ¿tiene efectos secundarios? ¿Va a afectar a otras áreas de mi vida que considero importantes? ¿Tendrá consecuencias para las personas a las que quiero?
  • ¿Es concreto y se puede medir? ¿Es fácil de calendarizar? Debemos establecer pasos concretos, los objetivos demasiado genéricos se quedan en el cajón “de las cosas por hacer”. También vamos a necesitar evidencias de lo que hemos logrado.

 

Una cosa es la teoría y, otra, la práctica

Ahora que conocemos la teoría, tenemos que pasar a la acción. Raúl Ortega invitó a los asistentes a seguir este proceso. Primero les dio un tiempo para imaginar su “vida ideal”, luego les propuso que identificaran un hito que consideraran imprescindible, el detonante del cambio. Y luego, en pequeños grupos, se hicieron las seis preguntas clave para ver si eran realizables.

[Img #2736]

“Pensamos en imágenes” y “el tiempo en la mente no existe, sólo existe el espacio”. Estas dos premisas son los cimientos de los dos principales consejos que Raúl Ortega dio a los miembros del Club. “Por un lado, la gente debe visualizarse alcanzando su objetivo, debe analizar cómo se siente en ese momento, eso le dará fuerza para luchar. Además, si su lado crítico le tumba algún aspecto de su proyecto, siempre puede rediseñar el escenario en su mente, y volver a analizar sus emociones. Y de forma gratuita”, argumenta Ortega. “Por otro lado, debemos ser conscientes de que en nuestra mente las cosas pasadas y las cosas futuras no se encuentran en el mismo plano. El futuro, si no tiene unas acciones bien definidas y calendarizadas, nuestra mente no lo incluye en nuestra línea de tiempo, sino que queda arrinconado a un lado”, concluye.

[Img #2739]

Para demostrar esta última teoría, Raúl pidió la colaboración de los asistentes realizando una pequeña práctica de visualización.

Sobre Raúl Ortega

Raúl Ortega es Psicólogo, Consultor del Rendimiento, y Coach profesional. Se ha preparado con los mejores expertos a nivel internacional en el campo de la Gestión del Cambio como:

  • El Dr. Paul Watzlawick y el Dr. Richard Fisch (Universidad de Stanford).
  • Dr. Richard Bandler y Dr. John Grinder (Creadores PNL
  • Y numerosos expertos como: John La Valle, Robert Dilts, Gabriel Guerrero, Owen Fitzpatrick, y Anthony Robbins, entre otros.

Ha escrito y publicado más de cincuenta artículos sobre el impacto de la comunicación en la conducta y es autor del libro “Resultados Extraordinarios: claves para marcar una diferencia a nivel personal y profesional”, de la Editorial ESIC, serie Divulgación.

 

Si  eres socio de Antiguos Alumnos UPV y quieres ver la presentación completa de Raúl Ortega en el Club de Liderazgo accede a nuestra Know Box

¿Te ha gustado? Compártenos: