fbpx

La gran ovación que recibió nuestro ponente del Club de Desarrollo Personal y Liderazgo al finalizar su conferencia de sugerente título “Balance profesional y vida personal: de Bruce Lee a los domadores de Leones”, fue signo del alto nivel de su discurso y compenetración que consiguió con el público. Jesús Alcoba, Director de la International Graduate School of Business, la escuela de negocios de La Salle en Madrid, nos cautivó compartiendo con todos nosotros su profundo conocimiento. ¿Quieres saber más? Dale al play para ver la entrevista y sigue leyendo luego para no perderte detalle de todo lo que nos contó.

Jesús comenzó la sesión con el visionado del archiconocido vídeo de Bruce Lee “Be water my friend”. ¿Y por qué este comienzo? Basándose en la adaptabilidad del agua como metáfora para la vida, la pregunta que los participantes encontramos a lo largo de la charla es en qué medida la energía que producimos y gestionamos está adaptada a las demandas de nuestro entorno profesional y personal.

La causa común de estrés y agotamiento se debe a la carga de trabajo que tenemos y que excede nuestro tiempo disponible. Durante años se ha pensado que la solución a este problema era organizarse mejor. Sin embargo, hoy se está empezando a ver que la clave no está tanto en la gestión del tiempo como en la gestión de la energía.

[Img #3999]

Por este motivo, Jesús Alcoba hizo un recorrido por las siete fuentes de energía en el ser humano desde una perspectiva rigurosamente científica, fundamentándose en los conceptos centrales desarrollados por Loher y Schwartz en The power of full engagement y The making of a corporate athlete, además de entre otros estudios y publicaciones. Durante toda la presentación nos invitó a la reflexión a través de sencillos ejercicios que nos hicieron plantearnos el rumbo de nuestra vida.

  • Descanso: “hemos arrinconando al reposo a la última preocupación de nuestra vida cotidiana, olvidando que es uno de los tres pilares de la energía física para el ser humano, y por tanto de la productividad” resalta Alcoba. Muchas veces nos quejamos del estrés de las grandes ciudades que deja sentir sus efectos en nuestras anatomías en forma de una especie de agotamiento crónico. Y a veces no nos damos cuenta de que ese agotamiento lo generamos nosotros mismos cuando, por ejemplo, no dormimos lo suficiente. La solución es sencilla: hay que descansar más y mejor.
  • Nutrición: todos sabemos que alimentos debemos comer porque son buenos para nuestra salud, sin embargo, tenemos dificultad para practicarlo en nuestro día a día. “La fuerza de voluntad y la toma de decisiones se dejan afectar por nuestro nivel de glucosa, por lo que debemos concentrarnos en ingerir un adecuado balance entre proteínas, grasas e hidratos de carbono” comentó el ponente. Es decir, repartir la comida en suficientes dosis a lo largo del día de forma que nuestro organismo no permanezca durante largos periodos de tiempo sin un suficiente aporte energético.
  • Actividad física: se estima que la inactividad física es responsable de muchos casos de enfermedades no transmisibles, así como de millones de muertes prematuras en el mundo. Un ejercicio de tan sólo 15 minutos al día podría incrementar nuestra esperanza de vida en tres años.
  • Energía mental: la energía mental es una de las fuentes naturales de productividad. “Para obtener energía mental hace falta salir de la zona de confort y enfrentarnos a lo que nos resulta difícil, porque es la única forma en que se construye el aprendizaje, y por tanto el desarrollo” enfatizó Jesús.
  • Energía emocional: es fácil notar el efecto energético que tienen las emociones positivas sobre nosotros. “La búsqueda activa y deliberada de emociones positivas en nuestro entorno es una clave indiscutible de la productividad y del éxito”.
  • Energía espiritual: “una de las fuentes de energía más sorprendentes e inagotables que existen es la conexión con nuestras creencias y valores, con lo que en el fondo mueve y da sentido a nuestra vida” dijo Jesús. Por eso recordar, organizar y clarificar nuestros valores clave, ser conscientes de la fabulosa energía que nos proporciona aquello en lo que creemos por encima de todo, es una pieza fundamental en cualquier camino hacia el éxito.
  •  Y, por último, existe la energía que nos proporciona aquello que queremos ser, la que nos proporciona nuestro rumbo vital. Dice la investigación que hay tres claves que explican la felicidad humana: el sentido, la esperanza y el propósito.

[Img #4000]

Puedes seguir a Jesus Alcoba en su blog y hacerte con su última obra La brújula de Shackleton, un libro escrito bajo el convencimiento de que Shackleton se encuentra entre los personajes históricos cuya contribución individual como ejemplo para el desarrollo humano puede resultar más importante, y pretende servir de inspiración a todas las personas que afronten retos en la vida, o que simplemente quieran vivirla con intensidad y felicidad.

Os esperamos el próximo 4 de noviembre para el siguiente Club en el que trataremos Gestión de la Diversidad en el Mundo Corporativo de la mano de Maite Sarrió.

¿Te ha gustado? Compártenos: