[Img #4171]Daniel Molerón es ingeniero informático especializado en sistemas operativos por la UPV.  Tras cursar su máster en la Halmstad University en Suecia y comenzar su carrera en España, decide volver al país nórdico donde actualmente trabaja en Volvo Information Technology.  Daniel recomienda a los que buscan oportunidades laborales en el país, empezar a buscar trabajo desde España “aquí están acostumbrados a hacer entrevistas por Skype o por teléfono”.

¿Cuál fue tu primera experiencia internacional?
La primera vez que viví en el extranjero fue en 2005, cuando vine a Suecia a estudiar un año con una beca Erasmus. Cuando estaba a punto de terminar la carrera de Informática me apunté al programa de Erasmus y me ofrecieron cursar un máster en la Universidad de Halmstad, en Suecia. Esta oferta me pareció muy interesante y acepté, y en ese año descubrí Suecia, descubrí el norte de Europa y volví a casa sabiendo que algún día intentaría volver a trabajar y a vivir un tiempo por aquí.

Cuéntanos cómo fueron tus inicios profesionales…

Nada más terminar de estudiar empecé a trabajar en una empresa en Valencia. Considero que la informática tiene cosas buenas y malas a nivel laboral. Por un lado es cierto que no es una profesión bien pagada, al menos según mi experiencia personal y de la mayor parte de los colegas de la universidad. Pero el lado bueno es que es una de las carreras donde hay más oportunidades y menos desempleo. Yo trabajé en un par de empresas en los siguientes años y tuve trabajo hasta que decidí marcharme.

¿Cómo surgió la posibilidad de trabajar en Suecia?
Siempre tuve la intención de probar suerte fuera. Tras casi 5 años de experiencia profesional decidí empezar a tirar currículums por Europa. Me preparé un CV y una carta de recomendación en inglés y comencé a buscar. En los siguientes meses tuve entrevistas telefónicas o por Skype con empresas de Suiza, Alemania, Bélgica, Suecia, Inglaterra y Austria. Algunas veces tuve la sensación de que estuve cerca de ser elegido, otras veces no. Pasado un tiempo, cuando mi pareja terminó la carrera, decidimos buscar directamente fuera. Lo hablamos y planeamos bien y decidimos que podíamos probar suerte en Suecia, ya que yo tengo una titulación de una universidad sueca, y eso me podía ayudar de cara a que me aceptaran en el mercado laboral. También fue un factor importante el que yo tenía amigos en Suecia que nos podían alojar las primeras semanas mientras buscábamos alojamiento y mientras nos poníamos a buscar trabajo. En mi caso, como informático, era más sencillo encontrar una empresa donde pudiera empezar a trabajar sólo en inglés. Mi pareja en cambio, siendo arquitecta, tuvo que esforzarse mucho en aprender sueco antes de buscar trabajo.

[Img #4172]
¿Qué pusiste en la balanza en el lado de los pros y en el de los contras a la hora de establecerte en Suecia?
Lo que más me frenaba fue lo de siempre en estos casos: separarte de la familia, de los amigos, de tu ciudad, el miedo a fracasar, a gastar los ahorros que teníamos en unos meses viviendo en un país que es más caro que España.

Pero a favor hubieron más cosas: la sensación de aventura, las ganas de vivir la experiencia, descubrir un país tan diferente al nuestro, aprender idiomas o el valor de la experiencia profesional que podíamos adquirir. Por decirlo en una frase, teníamos mucho que ganar si salía bien, y si salía mal volveríamos a casa con una experiencia vivida nueva.

¿Qué labor desempeñas actualmente en la empresa?
Actualmente trabajo en Volvo Information Technology, una empresa del Volvo Group dedicada al IT. Mi rol es el de Administrador de Sistemas Linux en el departamento de UNIX. Formamos parte de un proyecto de administración de IT para terceras empresas alrededor del mundo. Tenemos grupos de trabajo en India, China, Japón, Francia, Brasil, México, Estados Unidos, Australia, etc. y damos soporte a más de 2000 servidores UNIX, de los cuales Linux son 1750 y el resto son AIX y SOLARIS.

¿Están bien valorados los técnicos españoles en Suecia?
En mi opinión sí. Conozco a bastantes españoles que trabajan aquí con títulos universitarios españoles: arquitectos y arquitectos técnicos, ingenieros, telecomunicaciones, licenciados en empresariales, etc. Hay una gran diferencia entre los españoles que llegaron a Suecia hace 10 o 20 años, bien fuera por motivos familiares o por motivos laborales, y los que llegan ahora: lo más común antes era acabar trabajando como profesor de español, ahora el mercado está mucho más saturado y lo que se busca sobretodo es gente con alta cualificación y las titulaciones españolas están bien valoradas.

¿Qué es lo que más te ha impactado de la forma de trabajar que tienen los suecos?
En general diría que es cierto lo de que las relaciones de trabajo en la oficina son menos piramidales que en España. El jefe está mucho más a tu disposición por si necesitas hablar de algo que te preocupa. De hecho en mi caso es algo que mi jefe me insiste, que no tema hablarle de cualquier problema que pueda tener por si él puede ayudarme.

Es difícil encontrar diferencias de comportamiento entre los novatos y los veteranos, y lo mismo se aplica a la vestimenta. Tengo la sensación de libertad total en la manera en la que me visto y no es extraño ver al coordinador de mi equipo, con sus 40 años, su barba con trenzas y su camiseta de manga corta en una reunión con jefes y clientes. Desde el primer momento tuve la sensación de que lo único que se espera de mí es que sea trabajador y responsable.

¿Y a nivel cultural?
A nivel cultural ocurre algo divertido: están los que han viajado a España, que son muchos, y que conocen cosas de España y por otro lado están los que no han salido de Suecia y piensan que en España comemos tacos y enchiladas. Estos últimos son los menos y por lo general tienes que armarte de paciencia y explicarles las diferencias entre España y Méjico. Tampoco es que se les deba culpar demasiado por esas confusiones, porque a decir verdad yo no sabía casi nada de los países escandinavos antes de venir a Suecia. En general asocian España a buena comida, buen clima y es un país que les gusta.

¿Qué recomendaciones darías a aquellos profesionales que quieran trabajar en algún país nórdico?
A los titulados universitarios que quieran prepararse para venir a los países escandinavos les diría que lo más importante que deben preparar son los idiomas. Es básico tener un inglés fluido antes de empezar a buscar trabajo. En algunas ramas puedes encontrar trabajo sólo con inglés (sobre todo las carreras tecnológicas), pero muchas veces te pedirán un nivel básico del idioma local para empezar a trabajar. Como ya comenté antes, si tienes un título universitario lo valorarán bien, pero tienes que ser capaz de hablar con ellos en una entrevista para que te contraten.

Otra cosa que recomendaría es empezar a buscar trabajo desde España. Lo de venir a la aventura puede salir muy mal, porque estos países son caros y el dinero volará si pasan los meses y no encuentras trabajo. Yo recomendaría buscar trabajo en las ciudades grandes de los países escandinavos ya que aquí están acostumbrados a hacer entrevistas por Skype o por teléfono.

¿Te gustaría regresar a España? ¿Qué condiciones tendrían que darse para que volvieses?

La experiencia de venir a trabajar y descubrir esto ha sido y está siendo muy bonita, pero con el tiempo cada vez se echa más de menos España. Sí, me gustaría volver a España en algún tiempo no muy lejano, pero para eso la principal condición sería que tanto yo como mi novia pudiéramos volver con trabajo y eso es difícil mientras no mejore el mercado laboral.

¿Qué mensaje te gustaría trasladar a los jóvenes que se están planteando una “aventura” internacional?
Creo que vivir un tiempo fuera es algo que todo el mundo debería hacer en algún momento de la vida. Te aporta mucho por tres motivos: conoces otros lugares y otras costumbres, cosa que te enriquece mucho y que te hace comprender lo grande que es el mundo. Por otro lado te sirve para ver España desde fuera, y al verlo desde otro punto de vista te das cuenta de cosas que no ves desde dentro. La tercera y quizás más importante es que te ayuda a conocerte más, porque te enfrentas al mundo solo, y eso es duro pero a la vez gratificante.