fbpx

El martes pasado retomamos nuestros programas después del verano y el arranque no ha podido ser mejor. Colgamos el cartel de completo para nuestro Club de Desarrollo Personal y Liderazgo de la mano de Eirka Cerdá, Licenciada en Gestión Comercial  y Marketing y Máster en Asesoría de Imagen que nos habló sobre la importancia de la imagen personal.

En esta breve entrevista, Erika enfatiza sobre la importancia de la primera impresión que se causa y de una adecuada actitud, además de explicarnos cómo vestir correctamente para una entrevista.

Nuestra experta invitada comenzó su presentación haciendo hincapié en que no hay una segunda oportunidad para causar una buena impresión. “En los 10 primeros segundos, solo por cómo nos ven, se hace un juicio de valor. Somos vistos antes de ser escuchados y por ello es muy importante que la imagen que proyectamos hacia los demás sea positiva”. Los porcentajes hablan por sí solos, hasta un 55% de lo que se tiene en cuenta en una primera impresión es la apariencia física, seguida de los comportamientos y actitudes y por último de lo que decimos.

Erika explicó que la labor de un asesor es la de potenciar la imagen de una persona, protocolo, vestuario, expresión verbal y corporal. El objetivo final es encontrar “aquellas cualidades de imagen que nos otorgan estabilidad y seguridad emocional, teniendo presente que debe haber coherencia entre lo que uno es y lo que se ve de él.”

La psicología de los colores

 

[Img #3922]

¿Sabías que dependiendo del color que te pongas puedes transmitir una imagen seria, cercana, accesible…? Una correcta elección de los colores en nuestro vestuario, dependiendo de la ocasión y nuestros objetivos, es determinante a la hora de transmitir aquello que queremos comunicar, así como impactar a los demás.

  • El negro es el color de la autoridad y puede hacer que su portador aparezca distante y dominante, por lo tanto este color no es aconsejable en las entrevistas de trabajo, salvo en pequeñas cantidades.
  • El  azul, sin embargo,  denota tranquilidad, autoridad, confianza y lealtad. Por este motivo, esta gama de color sí se aconseja para pasar procesos de selección  con mayor éxito.
  • El gris simboliza neutralidad y sofisticación; su gama puede ser un buen sustituto del negro para entrevistas.
  • El púrpura simboliza lealtad, riqueza, poder y sensibilidad. Tanto hombres como mujeres deberían evitarlo cuando estén negociando puntualmente con hombres.
  • El anaranjado estimula las emociones fuertes y las personas que lo usan son percibidas como de fuerte personalidad.
  • El beige y el canela son reductores del estrés e invitan a la comunicación.
  • El blanco es sinónimo de pureza, transparencia castidad y pulcritud.
  • El marrón comunica credibilidad y estabilidad.
  • El rojo denota calor, peligro, poder, pasión y fortaleza.
  • El amarillo inspira desde alegría y esperanza hasta precaución, decadencia y celos.
  • El verde significa éxito, salud y seguridad.
  • El rosa inspira desde diversión y excitación (rosas fuertes) hasta relajación y falta de energía (rosas pálidos).

 

Según nos aconsejó la asesora, en el armario es necesario que haya color, ya que un pequeño cambio puede hacer la gran diferencia. Descubrir los colores que más nos favorecen, los efectos y sensaciones     que nos transmite cada tonalidad, es esencial para poder adecuar nuestro vestuario a cada situación.

 

[Img #3923]Otro punto a tener en cuenta es el peinado y el maquillaje. Por ejemplo, en una entrevista o en nuestro trabajo diario, sobre todo si estamos de cara al público, además de la elección de un buen vestuario, es recomendable huir de los excesos y excentricidades y optar pon un look natural pero cuidado. La imagen es tan determinante, que entre dos profesionales que vendan un producto muy similar, el cliente optará por aquel que proyecte la mejor imagen.

 

Para finalizar, la imagen personal, como su propio nombre indica, es diferente dependiendo de la persona. Cada uno debe encontrar su propio estilo y sentirse cómodo para poder ponerse en valor. Hay que evitar las incoherencias, encontrando un equilibrio entre la imagen que proyectamos y lo que realmente queremos que los demás vean de nosotros. Eso sí, una buena imagen personal no sirve de nada si no se tiene una actitud apropiada.

 

Como siempre, en la know box, podréis encontrar el material de la sesión para aquellos que, estando interesados en estos temas no pudisteis asistir a la sesión.

¿Te ha gustado? Compártenos: