Carles Vila es ingeniero informático por la UPV. Actualmente reside en Chicago donde trabaja como desarrollador de software. En esta entrevista nos cuenta su particular visión sobre el “sueño americano” y cómo es su vida allí, tanto a nivel pesonal como profesional.

192

Inicias tu carrera profesional en España, concretamente en Madrid, pero pronto decides poner rumbo a Francia, ¿qué te motivo a realizar este cambio?

Todos mis movimientos internacionales han sido gracias a mi mujer. Ella trabaja en una compañía multinacional  y cada vez que le han propuesto algo internacionalmente, lo hemos visto como una excelente oportunidad de progresar para ambos. En mi caso, mi motivación principal al ir a Francia fue la posibilidad de aprender otro idioma y de experimentar el modo de trabajo en otro país.

¿Qué destacarías de la cultura y de la forma de trabajar en Francia con respecto a España?

Realmente no me parece que haya demasiada diferencia en la forma de trabajar en Francia con respecto a España. Mi experiencia en España siempre fue en compañías de consultoría informática, y en Francia también, así que el tipo de trabajo, los clientes, la organización, etc. son parecidos. Culturalmente hay algunas diferencias, claro, pero yo siempre me sentí bastante integrado. Sé que mucha gente tiene problemas para adaptarse en Francia, concretamente en Paris, pero yo nunca tuve ningún problema al respecto.

Tras unos años en Francia, decides dar un salto aún mayor, y cruzas el charco, ¿cómo surgió la oportunidad de trabajar en EE.UU.?

De nuevo, a mi esposa le surgió la oportunidad de un puesto en EE.UU. Era muy interesante para ella a nivel profesional y a mí me permitía trabajar y vivir en uno de los países más valorados desde el punto de vista de la ingeniería informática.

Vista del Skyline de Chicago desde el Planetario ©Diego Delso

Vista del Skyline de Chicago desde el Planetario

¿En qué consiste tu trabajo actualmente allí?

Trabajo en una compañía que provee contenidos digitales y gestiona subscripciones para los mismos. Nuestros clientes son desde operadoras de cable, internet o telefonía, a compañías productoras de los contenidos.

Mi puesto actual es de desarrollador de software. Mi trabajo consiste en diseñar e implementar las nuevas funcionalidades de nuestros sistemas, mantener las funcionalidades existentes, formar a los nuevos desarrolladores y participar en las decisiones acerca del futuro de nuestros productos.

¿A qué dificultades se enfrenta un español que quiera trabajar en EE.UU.?

Lo más complicado es el visado. Mi caso es el más sencillo, ya que llegué con un visado de “acompañante” que me permitía solicitar un permiso de trabajo (no todos los visados permiten que el acompañante solicite dicho permiso).

Pero para alguien que quiera venir por su cuenta, es complicado, ya que tiene que encontrar una empresa que esté dispuesta a tramitarle el visado y entrar dentro del cupo de visados que se emitan ese año.

La siguiente dificultad es el historial de crédito. Necesitas historial para prácticamente todas las cosas que un recién llegado necesita: alquilar un apartamento, darte de alta de la luz, teléfono… Todo ello lo puedes hacer sin historial de crédito, pero debes pagar fianzas por todos esos servicios, que de otra manera no pagarías.

167185¿Cómo es la cultura empresarial americana?
Solo he tenido dos experiencias laborales en EE.UU., y dentro del sector de la informática, así que mi opinión puede estar un poco sesgada al respecto.

Por un lado se potencia el dinamismo, y es “fácil” ser emprendedor, crear tu propia empresa a partir de una idea y llevarla a cabo. Por otro lado el trabajo es terriblemente inseguro, sobre todo en empresas tipo “startup”. Una mala decisión, o un cambio en los objetivos de la empresa pueden propiciar despidos de un día para otro.

En lo laboral, las empresas valoran al profesional. En el campo de la ingeniería informática para mí esto ha sido el cambio más notable, ya que la carrera profesional de un perfil técnico en España o Francia suele ser más bien corta, valorándose más los perfiles comerciales o de gestión. Aquí en cambio hay gente con muchísima experiencia que sigue trabajando en puestos técnicos, y que están muy bien valorados, tanto profesionalmente como a nivel de salario.

¿Y a nivel social y cultural que es lo que más te ha sorprendido?

En general la gente es gente muy sociable, es fácil entablar conversación con ellos. Son grandes aficionados a los deportes televisados. No suelen hablar de política a no ser que tengan mucha confianza contigo.

Culturalmente, una gran ciudad como Chicago tiene una oferta bastante amplia de museos, teatros y diferentes actividades. Si te gusta la música, hay bastantes lugares con actuaciones en directo.

Y también muy interesante, al menos en Chicago, la gran afición a la cerveza: hay bastantes bares que tienen su propia cerveza artesana y en todos los sitios tienen una enorme selección de cervezas.

¿Estamos bien valorados los españoles allí? ¿Qué opinión tienen de nosotros?

No creo que los españoles tengamos una gran visibilidad aquí. Quiero decir, conocen España, por supuesto, pero no me da la sensación que tengan ninguna valoración especial para los españoles, como quizá la puedan tener de franceses, alemanes o italianos. En este caso yo creo que nos valoran como “europeos”. Creo que la opinión es más bien positiva.

151¿Hay oportunidades de trabajo en el país? ¿Qué aconsejas a aquellos que quieran emprender “el sueño americano”?

En mi sector sí que hay posibilidades de trabajo. Hay que aceptar que, como personas extranjeras, tenemos ciertos hándicaps, como por ejemplo el idioma, lo cual quiere decir que quizá no podamos optar a los mismos puestos que teníamos en España de una manera directa.

El sueño americano es muy relativo. Se gana más dinero, pero también se gasta mucho más en cosas que, como europeos, presuponemos gratis o muy baratas, como la asistencia médica, educación, etc.

El mejor consejo que se puede dar para alguien que quiera vivir la experiencia es precisamente ese: que se centre en vivir la experiencia como algo que le puede aportar mucho sobre todo a nivel personal y, por qué no, profesional.

¿Te gustaría regresar a España? ¿Qué condiciones tendrían que darse para que volvieras?

No me importaría en absoluto regresar a España. No me fui de España a causa de la crisis, así que mi experiencia allí fue bastante positiva. De hecho, sigo pensando de algunos de mis ex compañeros españoles que son de los mejores profesionales con los que he trabajado.
Mi condición para volver es la misma que para irme a cualquier otro país: tener una proposición interesante a nivel profesional para mí o para mi mujer. Si es algo que nos motiva y que nos puede hacer crecer profesional o personalmente, por supuesto que volvería.

¿Qué opinión te merecen asociaciones como la nuestra? ¿Es más proclive al asociacionismo la sociedad americana a la española?

Sí que creo que son más proclives al asociacionismo en EE.UU. Quizás esa falta de ventajas sociales, les hace pensar más en la gente que no tiene acceso a ciertas cosas.
Pienso que las asociaciones son un excelente medio para unir esfuerzos y alcanzar objetivos comunes, ya sea obtener más o mejor información, acceso a formación, redes de contactos…

 

Escribe aquí tu comentario