fbpx

Un mes más, y tras el descanso veraniego, hemos retomado las actividades de nuestro Club de Desarrollo Personal y Liderazgo, y lo hemos hecho con un primer invitado de lujo, Antonio Climent, que ha compartido con nosotros sus conocimientos e ideas sobre “el reto del liderazgo”.

Antonio planteo múltiples ideas en torno a este tema. Desde la propia definición de qué es liderar, hasta la dedicación que requiere, pues se trata de una actividad a tiempo completo, es decir, 7 días a la semana y 24 horas al día. Muchas de estas ideas podéis verlas reflejadas en su excelente blog, en el post que dedicó a su participación en nuestro club, tras compartir su tiempo con nosotros.

Sin embargo, no queremos dejar de destacar algunas cuestiones de su intervención que también fueron importantes y que pueden servirnos para obtener una visión general de la sesión. En cualquier caso, como siempre, podéis seguir al completo el desarrollo de esta jornada del Club en nuestra Know Box. Así:

  • Se partió de la concepción del liderazgo como un elemento esencial. El líder debe tener claro hacia donde vamos (sino, ¿como llegar a ningún sitio?) y debe hacer que la gente haga para llegar a ese lugar.

[Img #3291]

  • Se plantearon las diferencias existentes en el liderazgo, no sólo en las distintas partes del mundo y en las distintas empresas (y por tanto culturas), sino también en las distintas situaciones.
  • Se planteó la importancia de “estar bien” para liderar, tanto física como intelectualmente. Ya que es un trabajo muy demandante para el que debemos entrenar. Como se puso de ejemplo, los mejores deportistas entrenan muchas horas cada día para una competición semanal de un par de horas ¿y nosotros?-
  • Se destacó la importancia de la comunicación a la hora de ser líder. Algo que, tradicionalmente, no ha preocupado tanto a la cultura española frente a otras que siempre hemos dicho, no son tan buenos, pero se venden muy bien. Al final se trata de “persuadir” para que la gente haga y se llegue a donde nos hemos propuesto.
  • Se puso de manifiesto que las personas siguen siendo esenciales y son, realmente, las que marcan la diferencia entre las empresas, las entidades y las organizaciones de cualquier tipo.
  • Se evidenció que no podemos ser superhombres, pero que debemos ser conscientes de nuestras fortalezas y debilidades para rodearnos del equipo necesario que cubra todos los requerimientos para alcanzar los objetivos, destacando el trío formado por el líder, el manager y el empresario que, a diferencia de la Santísima Trinidad, no es necesario (y de hecho, es muy difícil) que concurran en una sola persona.

Es de agradecer que, en toda su intervención Antonio “se mojó” y dio su opinión personal, incluso su elección, en todas las cuestiones, tirando de su experiencia personal y compartiendo con nosotros sus vivencias, por lo que su sesión causó no sólo interés en los participantes, sino que también removió sensaciones e inquietudes.

Como dijo nuestro invitado, “para ser un gran líder, primero hay que ser un gran humano” (Mac Kroupensky) y, en eso, no podemos estar más de acuerdo como punto de partida, porque después son muchas las visiones sobre qué es o debe ser el liderazgo. ¿Cuál es la vuestra? Aquí os dejamos algunas otras pistas.

El próximo mes contaremos en el Club de Desarrollo Personal y Liderazgo con la presencia de Juan Pastor, experto en creatividad. En breve, lo publicaremos en la web para que podáis inscribiros.

¿Te ha gustado? Compártenos: