Cada mañana nos levantamos con el sonido del móvil, que hemos convertido en despertador, consultamos las noticias en el ipad, trabajamos durante horas con el ordenador, … son nuestros principales compañeros. Pero, ¿sabemos hablar con ellos? Nos empeñamos en hablar inglés (imprescindible, por cierto) y otros idiomas y, sin embargo, la mayor parte de nosotros no tenemos ni el más mínimo conocimiento del lenguaje de aquellos que pasan más tiempo con nosotros y sin los cuáles, nos sentimos incapaces, ya, de hacer la mayor parte de las cosas (quien no ha dicho aquello de “no va el ordenador, me voy a tomar un café mientras lo arreglan que no puedo hacer nada”.)

[Img #4715]

Poniéndonos en un nivel más estratégico, no podemos olvidar que las nuevas tecnologías posibilitan el despliegue de modelos de negocio y ocupan un lugar esencial en todo tipo de innovaciones.

Por todo ello, todo el mundo, al igual que sabe leer o sumar y restar, debería contar con algunos conocimientos en torno al lenguaje de dicha tecnología, tenga la edad que tenga y esté en el entorno profesional que esté.

Hasta la propia Comisión Europea ha manifestado una gran preocupación por el desarrollo de este tipo de nuevas competencias. Sin embargo, comparadas con otras, las carreras tecnológicas no tienen demasiados alumnos. De hecho en España las matrículas han bajado un 40% en los últimos años y en el caso de países como Inglaterra hasta el 60%.

En el caso de los niños, mientras los programas de otros países incluyen asignaturas relacionadas con estas cuestiones, son pocos los centros que las integran e, incluso, en muchos casos se confunde, tener mucha tecnología, con saber de tecnología.

Y, en el caso de los adultos, es decir todos aquellos que no están ya en el proceso formativo, la mayor parte de empresas no incluyen este tipo de competencias más allá del aprendizaje básico de utilización de comandos de las herramientas.

El verano es un buen momento para aprender cosas o para planificar cosas que debemos aprender en el momento de “vuelta al cole”, por eso os dejamos aquí algunos ejemplos de webs que os pueden ayudar a aprender este tipo de “lenguaje” o, al menos a iniciaros en él. Algunas son para todas las edades (de niños a adultos) y otras son más complejas, pero todas ellas pueden resultaros muy útiles.

  • Programmr (http://www.programmr.com/practice/). Aunque también ofrecen iniciativas para “grandes programadores” cuentan con múltiples cursos para distintos lenguajes y niveles y gratuitos.
  • Yo puedo programar. (https://www.yopuedoprogramar.com/default.aspx) Está pensado para niños a partir de 11 años pero, podéis animarles a hacerlo juntos (si tenéis a alguno cerca o disponible) o, porqué no, hacerlo vosotros solos. En este caso es Microsoft el que nos anima a ello, a través de varias herramientas
  •  Code.org merece una mención aparte. Aunque encontrará un enlace a través de la página anterior, es un sitio muy interesante porque está pensado para “perder el miedo”. No está diseñado para adultos pero disfrutarás. (Igual que en el caso anterior puedes buscar a un niño que te acompañe.
  • Codeacademy (codeacademy.com) es otra página recomendable y, al igual que en la anterior puedes aprender en español. También tiene una metodología práctica e interactiva y te enseña distintos lenguajes de programación (si hasta ahora pensabas que Python sólo era una serpiente, te sorprenderás) 

[Img #4716]

Por supuesto en las páginas que ofrecen MOOCs encontrarás muchos cursos sobre estos temas, aunque quizá para comenzar los anteriores métodos puedan ser más atractivos. Desde el Mit Open Courseware, hasta Khan Academy, Udacity o Coursera cuentan con este tipo de programas, incluso en español.

Si todavía no te hemos convencido de que dediques parte de tu tiempo a ello, aquí te damos algunos motivos para “acabar de convencerte”.

  • Porque es una fuente de dinero, tanto porque te dediques a ello, como porque incremente el valor de tu curriculum.
  • Porque permite crear cosas importantes para uno mismo. La creatividad ya no se limita a la pintura o la música, sino que se extiende a otros ámbitos.
  •  Porque es el lenguaje del futuro. O si eres más tradicional, “el latín del siglo XXI que sirvió a los romanos para unificar su imperio”. 
  • Porque puede ayudar a mejorar el desempeño en otras áreas. De acuerdo con algunos expertos, el pensamiento computacional puede ayudar a resolver problemas, a procesar grandes cantidades de información y a mejorar el estudio de temas tan diferentes como los artísticos.
  • Porque, aunque estamos de acuerdo con la frase de Elbert Hubbard de que “no existe ninguna máquina que pueda hacer el trabajo de un hombre extraordinario”, un hombre aún puede ser más extraordinario si sabe sacarle todo el partido a una máquina.