Todos tenemos un pasado. Todos hemos hecho o dicho cosas de las que quizá no nos sintamos demasiado orgullosos. O simplemente, que sacadas de contexto, puedan hacer que terceros se lleven una visión equivocada de nosotros.

 

[Img #4624]
En la época pre-Internet y pre-redes sociales, estos momentos embarazosos o torpes, quedaban en nuestra memoria y en la de aquellos pocos que estuviesen presentes. A lo mejor, se podía extender algún bulo, rumor o exageración de lo ocurrido (en plan batallita), pero poco más, poco que pudiese llegar de forma fidedigna a un posible empleador, al gran público o a nuestros allegados.

Pero las cosas han cambiado. Es indudable que Internet nos ha facilitado la vida, ¡bendito Google Street View, por ejemplo!, pero, en algunos aspectos, también la ha vuelto más complicada. Casi todos utilizamos a diario Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram, Whatsapp, Gmail y damos nuestra opinión en blogs,  foros o vídeos de Youtube. ¿Pero realmente somos conscientes de lo que ello implica? ¿Sabemos preservar nuestra intimidad en la red? ¿Estamos preparados para cuidar y mimar nuestra reputación online como las circunstancias requieren?

En estos últimos días ha sido muy comentado el caso de Guillermo Zapata, quien hace cuatro años, cuando era una persona totalmente anónima, publicó en su Twitter una serie de comentarios y chistes de mal gusto, y que ahora han truncado su carrera política y perjudicado notablemente su imagen pública.

En este artículo, no queremos entrar a hacer juicios de valor sobre el caso Zapata, nuestro objetivo es mucho más práctico, y es ofreceros una serie de consejos para que vuestra imagen en la red no os perjudique.

  • El primero de ellos es, sin lugar a dudas, es que hagáis uso del sentido común. Cualquier cosa que creáis que os puede perjudicar no la publiquéis. Pensad que lo que escribáis en la red es perenne y rastreable.  Además recordad que las cosas sacadas de contexto pueden variar considerablemente su significado.
  • Invierte tu tiempo en conocer y configurar las opciones de privacidad de las distintas redes sociales y plataformas en las que participas. Aunque recuerda que esto no es la panacea. Cada plataforma puede hacer modificaciones en sus políticas de privacidad dejando tu configuración obsoleta. Así que revísala de vez en cuando.
  • Hay temas “controvertidos” sobre los que mejor opinar solo en petit comité, salvo que seamos expertos en ese tema o pretendamos convertirnos en líderes de opinión.
  • Escoge bien a tus contactos. Puede que nosotros cuidemos nuestra privacidad e imagen pero si nuestros contactos no lo hacen, podemos vernos afectados. Por ejemplo, si hacemos un comentario en una foto subida por un amigo (creyendo que quedará en nuestro círculo) pero nuestro amigo tiene sus fotos totalmente abiertas al público.

Si estos consejos no han llegado a tiempo o quieres borrar cierta parte de tu pasado online, a continuación recogemos algunas ideas para limpiar nuestros perfiles en Twitter y Facebook (suelen ser las redes más conflictivas).

Borrando nuestra huella en Twitter…
Como en cualquier red social, Twitter nos permite desactivar nuestra cuenta. Esta sería la opción más radical, pero si solo queremos borrar una parte de nuestro pasado en la red, tenemos varias opciones como  Twitter Archive Eraser, TwittEraser o TweetDeleter, que ahora os pasamos a detallar.

Antes de hacer uso de estas aplicaciones, quizá nos resulte de utilidad solicitar al propio Twitter, un fichero con todo el historial de nuestros tuits publicados.

Twitter Archive Eraser, es un programa gratuito y de código abierto, que nos permite borrar tanto nuestros tuits, como los mensajes directos que hayamos emitido y los que hayamos marcado como favoritos. Para proceder a borrarlos podemos hacer uso del buscador o podemos eliminar a la vez todos los mensajes emitidos en un periodo de tiempo acotado o aquellos que contengan unas determinadas palabras o expresiones.

TwittEraser es una página web a través de la que podremos acceder a nuestra cuenta, hacer búsquedas y borrar los tuits que queramos.

Otro programa más profesional es TweetDeleter que por el módico precio de 13,99€/mes nos permite borrar tuits y retuits de forma masiva en tan solo un minuto. En su versión gratuita se pueden eliminar hasta 100 tuits por día.

[Img #4625]… y en Facebook

Dos opciones interesantes en que nos ofrece Facebook y que debemos tener en cuenta a la hora de mantener nuestra reputación online controlada, son el no permitir que Google (y otros motores de búsqueda) indexen nuestro perfil  y ocultar nuestras publicaciones antiguas al público general. Y, estas no son las únicas, también podemos solicitar que se nos avise cuando alguien nos etiqueta o decidir quién puede publicar en nuestra biografía.
Pero si, aún así, lo que deseamos es borrar comentarios, fotos y me gustas que hayamos hecho en el pasado, tenemos la opción de FaceWash.

FaceWash es una aplicación analiza tu muro, las fotos en las que estás etiquetado, las fotos que has subido, los links que te gustan, las fotos que te gustan, tu actualizaciones de estados y tus páginas. Te muestra todo lo que te gustaría poder limpiar, basándose en una lista ya preconfigurada de palabras consideradas groseras u obscenas, o bien puedes pedirle directamente qué contenido deseas rastrear.  Luego tú decides qué borras y qué se queda.

Si te has quedado con ganas de más, la semana que viene, hablaremos de cómo solocitar a Google que elimine aquella información nuestra que nos pueda perjudicar y seguiremos repasando las opciones de privacidad y de eliminación de contenido de las redes sociales más utilizadas.